DALIA

AGUASCALIENTES-. El pedigrí de la familia Contreras sigue sonando en el taekwondo mundial. Hace ocho años, Dalia le otorgó a Venezuela el bronce en las olimpiadas de Beijing, última medalla y participación de esta deporte criollo en citas olímpicas. Justo ocho años después, su sobrino, Edgar,toma el testigo y  alcanza el único de cuatro cupos posibles en disputa rumbo a Río 2016. ¡Cuestión de familia!

“Mi tía Dalia me dijo antes de la competencia que disfrutara, que hiciera mi mejor combate y que no me presionara por lo que digan los demás de mí. Me dijo: ‘Concéntrate en lo que sabes hacer que eso es lo realmente importante”, declaró el -68kg de Venezuela, quien le dio la noche del once de marzo en México el cupo número 45 al país a los Juegos Olímpicos.

“Cuando le pegué la patada a Potvin en la cara pensé mucho en la preparación que tuvimos casi tres meses en Corea, entrenamos hasta el 24 de diciembre”, señala Contreras, quien marcó un dolyo chagui al rostro del canadiense (bicampeón panamericano y subcampeón mundial en 2009) que ameritó consulta a solicitud de los jueces, cuando transcurría el fatídico round del punto de oro luego de tres asaltos de táctica pura por parte del criollo.

Tras la consulta arbitral Edgar fue proclamado ganador. “Yo nunca abandoné, siempre mantuve mi positivismo y estaba seguro que le había dado en la cara. Estudiamos al canadiense mucho”, reveló el venezolano, campeón bolivariano y quien ha tenido un desempeño ascendente este ciclo en los -68kg.

Previamente, Contreras despachó a al boliviano Franco Rios 6-3 y luego al nicaragüense Sebastián Chavarría 12-3.

“El combate con Canadá me exigió mucho porque me dio el boleto a Río. Yo me sentía al 100%. Yo sabía que iba a hacer lo que de verdad sé hacer y dejé que el taekwondo hablara por mí”, continuó el venezolano, quien además se quedó con el oro sin pelear, ya que Ignacio Morales, de Chile, no pudo combatir por una rotura en el tabique.

El oro y el cupo olímpico de Edgar Contreras fue el único que amarró Venezuela camino a Río en una competencia donde, a diferencia de otros deportes de combate, sólo se otorgan cuatro plazas por país vía preolímpico, y otras cuatro más a través del exigente ranking mundial, método que dejó en jaque a países como Argentina (sin clasificados), misma tónica que Costa Rica, Uruguay y Paraguay, amén de que Cuba y Canadá sólo lograron un boleto.

“Independientemente del resultado del día anterior, yo estaba muy seguro del trabajo que había hecho, estaba satisfecho por la preparación que se hizo para lograr el objetivo de todos que era la clasificación”, aseguró, en relación al revés de sus compañeros de equipo Virginia Dellán, Adriana Martínez y Carlos Rivas, quienes batallaron con los mejores de América, pero no pudieron llegar a Río.

 “A mi gente de Venezuela y a mis compañeros les digo que no abandonen, que no dejen de luchar. Siempre hay una oportunidad para todos”, cerró un Contreras que tiene claros sus objetivos familiares y deportivos: “Mi reto es igualar o repetir la medalla olímpica de mi tía Dalia”.

Edgar Contreras venció muy  inteligentemente en el duelo táctico a un rival de peso como lo es el canadiense Maxime Potvin, doble campeón panamericano y también subcampeón del mundo, al que dejó sin posibilidades de estar en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

TRABAJO EN EQUIPO

# PREO 3

 

Para ello, las palabras de su coach Luis Noguera, gloria continental y mundial de la disciplina, fueron claves

“Le dije a Edgar que estuviera tranquilo, que se concentrara en su trabajo, que lo que sucedió el primer día, quedó atrás”, revela Noguera en frío, ya con el primer boleto olímpico en mano, luego de cumplir sus etapas como atleta, donde fue también olímpico en Atenas 2004 tras colgarse el bronce en el Preolímpico Mundial de Paris 2003, compartiendo equipo con Luis García (bronce) y con Dalia Contreras, tía de Edgar y subcampeona de aquel clasificatorio mundial celebrado en Francia.

“Los reveses del primer día eran borrón y cuenta nueva. Teníamos en frente a un rival con dos títulos panamericanos y subcampeón del mundo. Estudiamos el video en el hotel como dos horas. Analizamos la pelea previa del canadiense con el peruano Péter López y luego con un iraní. Lo vimos como 20 veces. repasamos la tarea una y otra vez”, prosigue Luis, coach de Edgar en el equipo criollo.

La relación entrenador – atleta fue fundamental en la consecución del boleto olímpico y el retorno del taekwondo venezolano a estas lides. “Afortunadamente Edgar cumplió con el plan al pie de la letra. Hizo todo lo que planteamos para anularle la pierna derecha al canadiense. Tácticamente hicimos un buen trabajo”.

Desde la óptica del profesor Seong Hoon Kim, director de entrenadores del equipo nacional “nos preocupaba más Canadá porque era el de mayor nivel en el torneo. Pero Edgar estuvo bien, aunque estoy algo triste porque se nos escapó el cupo de Adriana (Martínez). Pero tenemos que seguir mejorando”.

Sobre el resto del desempeño del equipo nacional, Virginia Dellán y Carlos Rivas enfrentaron a excelentes rivales del área, al igual que Martínez. “En general los muchachos pelearon bien en un torneo donde nos llevamos dos bronces y un oro, y en el que quedaron fuera de Río el campeón olímpico Sebastián Crismanich de Argentina, y atletas de gran nivel como el propio Potvin, la canadiense Yveth Yong que era la mejor rankeada de América en -49kg, medallistas mundiales, campeones centroamericanos y panamericanos”.

 DSC_0889

 

DSC_0892

 

 

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS: ANDRÉS HENRÍQUEZ

FEDERACIÓN VENEZOLANA DE TAEKWONDO

EDICION:

MUNDOTAEKWONDO.COM