RIO2016-. México llevó un equipo conformado por extraordinarios competidores para la cita olímpica de Rio 2016, al clasificar por ranking mundial a 4  deportistas, gestión que se planteó el para entonces presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo, Juan Manuel López.

El compromiso de llevar a los mejores incluyó selectivos internos y los atletas en su ruta, no se detuvieron durante el año 2014 y 2015 en busca de puntos, participando en cuanto torneo ofreciera puntos. Bien, la estrategia funcionó y México inscribió a una nómina que también tuvo que filtrarse en México internamente, pues otros atletas tenía perspectivas.

Los afortunados para RIO 2016, los noveles Itzel Manjarrez -49 kg, Carlos Navarro -58 kg, y Saul Gutierrez -68 kg, quienes dominaron el área panamericana a través de abiertos, panamericanos oficiales, con ellos, la veterana María Espinoza, número 1 del mundo, a quien pusieron toda la presión, y que a la postre traería de nuevo una medalla para México, logrando mantener al Taekwondo en la elite deportiva mexicana.

 

Desde que el Taekwondo fue aceptado como deporte en Juegos Olímpicos en Sidney 2000, México siempre ha ganado medalla, comenzando con los Juegos Olímpicos de Seul 88, Barcelona 92, Sydney 2000, Atenas 2004, Beijing 2008, Londres 2012,  y ahora  Río 2016.

Deportistas como Manuel Jurado, Enrique Torroella, Monica Torres, Dolores Knoll, William de Jesus Cordoba, abrieron la puerta y capitalizaron el interés de las autoridades olímpicas de México que este arte-deporte les sonreía en resultados.

RESUMEN MEDALLERO OFICIAL

 Todo comenzó con Víctor Estrada, quien no pensaba en otra cosa que no era la medalla de oro olímpica y llegó con una racha de casi tres años sin perder en el peso medio,  Estrada cosechó record panamericano, copas del mundo y centroamericanos. Ahora le tocaba estar en olímpicos, ya que en los juegos olímpicos de Atlanta 1996, el TKD no participó.

Viajó a Sydney donde se encontró en cuartos de final con  Ángel Matos Fuentes (CUBA) perdiendo 3×1. Ese mismo día se disputaba un bronce, y aunque Estrada estaba muy desanimado, sus padres le estimularon para vencer al sueco Roman Livaja y de esta manera ceñirse el primer bronce olímpico oficial para el Taekwondo mexicano.

LOS SALAZAR Y SU HISTORIA

Cuatro años después, en Atenas 2004, los hermanos Iridia y Óscar Salazar también subieron al podio. Iridia tuvo momentos complicados para ganar el bronce. Derrotó a la colombiana Paola Delgado por 5-2, luego por superioridad a la uzbeka Irina Kaydashova y en semifinales perdió 3-2 ante Won Jang Li, quien fue la campeona olímpica.

Tras esta derrota tuvo que volver a ponerse el peto en repechaje contra Cristiana Corsi, a la que venció 3-2, en busca del bronce. En la contienda por la medalla, Iridia derrotó 3-2 a la española Sonia Reyes en un combate muy cerrado.

 

El camino para Óscar tampoco fue fácil. Salazar tenía los ligamentos rotos de la rodilla y el diagnóstico de los doctores fue no participar en los Juegos Olímpicos, pero hizo caso omiso. Su primera víctima fue el dominicano Gabriel Mercedes y ahí descubrió que su rodilla había respondido bien. Con marcador de 6-2, Óscar le ganó al ucraniano Oleksandr Shaposhnik y ese día no paró y en la semifinal derrotó claramente al vietnamita Nguyen Quoc Huan por 8-0.

En la final, con la rodilla hinchada por la lesión, cayó contra el representante de China-Taipei, Yen Chu Mu, pero su objetivo se había cumplido: ser medallista olímpico.

 

DE SUEÑO: HAZAÑA

 

El primer oro en taekwondo para México llegó en Beijing 2008 y no fue sólo uno, sino dos los que consiguió la delegación mexicana. María del Rosario Espinoza se colgó el metal áureo en los 67 kilogramos y después Guillermo Pérez Sandoval en menos de 58 kilos.

María venció a la tunecina Khaoula Ben Hamza por 4-0, luego a la sueca Karolina Kedzierska y clasificó a la final tras ganarle a la británica Sarah Stevenson.

En la lucha por la de oro derrotó 3-1 a Nina Solheim de Noruega y se convirtió en la segunda mujer mexicana en ganar oro en Olímpicos.

El metal áureo que ganó Guillermo Pérez no fue producto de la casualidad. En Beijing 2007, había quedado plata. Su primer rival, fue el ingles,  Michael Harvey, combate que se definió por punto de oro. En su siguiente combate derrotó al afgano Rohullah Nikpai por 2-1, luego al tailandés Chutchawal Khawlaor 3-1.

 

En la pelea por el metal olímpico se definió por superioridad contra el dominicano Gabriel Mercedes. Se fueron a punto de oro al terminar el combate 1-1, pero ninguno se marcó efectivamente y los jueces le dieron la victoria al mexicano y cayó el segundo oro para México en taekwondo, algo insólito. Sólo Corea se dio ese tupe.

 

ESPINOZA, ESPINOZA, ESPINOZA

María del Rosario Espinoza gana su tercera presea olímpica, la mejor deportista de la historia de México comparte con una deportista surcoreana la terna de ser triple medallista olímpica, y aún no se contempla un retiro, pues no llega a los 30 años.

 En Beijing logró oro, pero en Londres 2012, la serbia Milica Mandic frustró el sueño de la mexicana en cuartos de final y tuvo que ir al repechaje para saber si ganaba alguna medalla. Rosario Espinoza le ganó 4-2 a la cubana Glenhis Hernández y se subió por segunda justa olímpica consecutiva al podio.

Ayer 20 de agosto 2016,  la de Sinaloa hizo más que historia, y se colocó su tercera presea olímpica, y ya puede decir que tiene la colección, Oro, plata y bronce.

México que tiene una larga tradición que goza de ser el país con mayores centros de Taekwondo del mundo, puede decir que cumplió. La estrategia política, desde la gestión de Jesus Moreno, pasando por Ramonetti, Juan Manuel López, también fue celebrada por Ray Gonzalez. 

 

Viene el proceso Tokyo 2020, y desde ya la Federación Méxicana tiene concentrado un nutrido grupo de jóvenes que han crecido escuchando y viendo todas estas hazañas.

 

CARLOS HERNANDEZ

MUNDOTAEKWONDO.COM