OPINION-. Es de pensar y cualquiera pudiera creer que una actividad deportiva como el Taekwondo que le ha dado tanto a Venezuela, con logros olímpicos y continentales, esté recibiendo todo el apoyo del mundo de las autoridades nacionales, -ya que según las autoridades deportivas es un deporte estratégico-, pues   han salido figuras como Arlindo Gouveia (oro Barcelona 1992), Adriana Carmona (Barcelona 92-Atenas 2004), y Dalia Contreras (Beijing 2008), tan solo por señalar los olímpicos.

Sin embargo, es paradójico que con esos antecedentes que han dado alegría al país, el equipo nacional conformado por talentosos competidores  esté sufriendo las ineptitudes de un Gobierno plenamente centralista y que se rige por canales  burocráticos altamente insatisfactorios que los tienen solo entrenando, y no compitiendo como debe ser en términos del deporte y sus metas.

Cómo es posible que la selección nacional de Taekwondo de Venezuela, que está logrando con esfuerzo y sudor volver a su estatus internacional, con los primeros puestos por equipo en Juegos  Bolivarianos  2013 y Suramericanos 2014, con atletas que ya están entre los mejores 32 del mundo (Virginia Dellan, Juan Díaz y Carlos Rivas), no puedan salir de sus fronteras cómodamente a seguir en carrera a los Juegos Olímpicos.

La razón, pese a sus propios esfuerzos, es que no encuentran boletos aéreos, o porque los trámites para darles los recursos en dólares, no salen a tiempo, y cuando salen, no hay pasaje, o no hay tiempo, todo esto en un juego desgastante para los dirigentes, para los técnicos, pero sobre todo, para los atletas que viven en incertidumbre.

Estas excusas parecen ridículas, y pudieran ser factibles en naciones en guerras, o crisis internas visibles, desastres naturales, u otra eventualidad, pero no en un país con la reserva de petróleo más grande del mundo, un ingreso por IVA con superhabit, y un ingreso por concepto petrolero en ascenso que llena de dólares al país diariamente.

La razón,  la mediocridad de las autoridades deportivas y en fin, del mismo gobierno que tiene a Venezuela en la actualidad, así: “sin son ni ton”.

Pues no es justo, menos normal que un país rico y sin guerras, esté  aislada por la negligencia de no estar al día con las aerolíneas internacionales, y por no tener la capacidad nacional de tener una flota suficiente para atender la demanda nacional e internacional, adicional a mantener un control de cambio que retrasa y retrasa al país en todos los aspectos.

La gota que derrama el vaso, es la ausencia de Venezuela en el Open de Colombia, un país vecino, cercano por cualquier vía, o la imposibilidad de que asistan a los eventos G-1 de Argentina (este fin de semana), o de Costa Rica (del 29 al 31 de agosto), también es una realidad que afecta principalmente al país en lo deportivo, pero sobre todo,  a los atletas que entrenan arduamente en Puerto La Cruz en pro de un sueño olímpico.

Caso emblemático

Luego de varias evaluaciones, se escogieron por consenso nacional, a 5 figuras que representarían a Venezuela en el preolimpico de China Taipei, de cara a los Juegos Olímpicos de Naijing, que acaban de culminar, donde el continente, logró 2 medallas de oro, 1 plata y 2 bronces. Para ese evento clasificatorio, a pesar que la dirigencia encabezada por el maestro, Hung Ki Kim, hizo mil esfuerzos, los juveniles, no pudieron viajar por falta de boletos, cerrando de esta manera una posibilidad de haber estado presentes en dichos Juegos Olímpicos.

Necesidad vital.

Como recordaremos todos los involucrados en el Taekwondo olímpico, la presencia de los atletas de Taekwondo en unos Juegos Olímpicos, dependerá de la ubicación en el Ranking mundial. La otra posibilidad es en el clasificatorio continental, lo cual siempre es una lotería, donde se puede acertar con gran éxito, tal cual lo hizo Venezuela en Cali-Colombia 2007, donde (Carlos Vásquez, Dalia Contreras, Juan Díaz y Adriana Carmona) lograron clasificarse, como la parte negativa, cuando Venezuela no pudo clasificar a ningún deportista (Carlos Vásquez, Juan Díaz, Adanys Cordero y Khaterine Reyes) en el preolímpico en México para Londres 2012.

A los atletas, entrenadores y dirigentes, ánimo, dedicación, sacrificio y esfuerzo, que seguro vendrán tiempos mejores.

 Para rematar, me hago está inquietud: ¿Será que el equipo nacional de Venezuela  tendrá que entrenar en otra parte del mundo, y desde allí trasladarse a otras naciones y de esta forma poder cumplir con la agenda de eventos?

 

Lic. Carlos Hernández

Mundotaekwondo.com