En los tiempos de que para muchos, la palabra vale poco, es vital proteger los intereses y tiempo invertido. Ante esto, reconocidos entrenadores internacionales de Taekwondo que han logrado repercusión por sus resultados deportivos y estrategias mediáticas, estan ajustando sus políticas con los deportistas que entrenan.

Tomaremos dos ejemplos de entrenadores que estan organizando su relación con los atletas mediante un contrato.

Jesús Ramal (España), quien logró notoriedad al ser el entrenador de Adriana Cerezo, que en Tokyo 2020 cautivó al mundo con su actuación que le valió plata en -49 kg, acaba de hacer público la firma de un contrato con el deportista Jesús Frailes. Esta noticia pública y notoria da un giro innovador para el taekwondo, un deporte que mantiene una poca exposición en medios de difusión masiva, y que para muchos, los constantes cambios le alejan de los reflectores mediáticos de gran alcance.

La firma de Frailes, actual campeón de europa por parte de Hankuk, club español que entrena atletas locales, nacionales e internacionales, tendría como objetivo llevar de su carrera deportiva bajo un esquema profesional de cara a los Juegos Olímpicos de Los Angeles 2028.

De ahora en adelante el técnico y el Club Hankuk, presidido por la entrenadora Suvi Mikkonen, tendrán la representación de varios de sus deportistas bajo contrato.

Otro entrenador reconocido que está trabajando bajo contrato es el serbio, Dragan Jovic, quien ha implementado esta misma acción para los atletas que están bajo su dirección.

Se entiende que un contrato, es un acuerdo entre un deportista y un representante deportivo que establece los términos y condiciones bajo los cuales el representante actúa en nombre del deportista en cuestiones relacionadas con su carrera deportiva e incluso en tema comercial. Esto puede ser un acuerdo de 1 a 5 años.

El Taekwondo por ser un deporte amateur, donde es escaso el dinero al deportista, pretende ubicarse como un deporte más rentable. No es fácil competir con otros deportes en tema de patrocinio, pero hay países donde una medalla mundial u olímpica vale mucho dinero.

Motivación para los contratos

En ocasiones entrenadores han invertido horas y dinero en atletas sin ningún tipo de rentabilidad. En algunos casos, los atletas al lograr algún resultado les abandonan por el mejor postor. «Estas situaciones podrían ser reguladas si se tiene un contrato entre las partes, que permita un marco más legal para beneficio, deberes y derechos, tanto del atleta, como del técnico o club», refiere nuestra consultora en materia legal, Ginette Hernández.

Metodolgía para un contrato

En la oferta una persona propone a otra la celebración de un contrato, que en todo caso le daría beneficios, y contraprestración, fijándole o no un plazo para aceptar. Ambos deben firmar y estar claros en las clausulas, que en todo caso serían las condiciones.

No dudamos que a partir de ahora, y más con esta nota, otros clubes comiencen a implementar estas medidas, y celebren contratos con sus atletas.

En estos casos, se recomienda tener un abogado, revisar las condiciones, y crear las bases para que ambos tengan una relación de compromiso para cumplir.

Carlos Hernández