Gonzalo Fernández, ha sido psicologo de campeones de Taekwondo de la talla del olímpico Sebastian Crismanich, y del mundialista, Mauro Crismanich. (ambos argentinos). Se une a la plantilla de columnistas y colaboradores, donde destaca también el entrenador español, Angel Alonso, para adentrarse en el genesis de la psicología deportiva,  en virtud de apoyar a los atletas y entrenadores a mejorar su rendimiento, tanto para el entrenamiento como para la competencia.

     La Psicología del Ejercicio Físico y los Deportes es la ciencia que estudia los hechos y características –psicológicas- que en las disciplinas deportivas manifiestan las poblaciones del deporte. Si nos situamos en deportes de rendimiento, su característica fundamental es la competencia y la consecución de objetivos, que directa o indirectamente, están asociados a resultados deportivos.

     En estos deportes de rendimiento, nos ocupamos de realizar fundamentalmente, el entrenamiento mental. Teniendo como objetivo que cada deportista, y de acuerdo a sus propias capacidades y limitaciones, pueda llegar a su nivel óptimo de rendimiento. En cuanto a los integrantes de los cuerpos técnicos, el objetivo es llegar a una optimización de los propios recursos.

     Con principios introductorios y didácticos voy a señalar que el entrenamiento psicológico se basa en dos ejes fundamentales, que a fines prácticos aquí las enumero:

  1. Eje anímico: a saber las emociones, afectos, sentimientos y temores que puedan generarse. Pudiéndose sintetizar en la frase  “yo  puedo”, y en el polo negativo en la frase “Yo no puedo”.
  2. Eje cognitivo: a saber los pensamientos, razonamientos y lógicas que se puedan generar. Pudiéndose sintetizar, en el polo positivo: “a mí me sale”, y, en el polo negativo en la frase “a mí no me sale”.

     Ambos ejes, tanto el anímico como el cognitivo son fundamentales en el rendimiento deportivo del atleta, tanto en los entrenamientos, como en las competencias. Dificultades con respecto al eje anímico podemos encontrar, entre otras: cambios en el humor; falta de ganas; irritación con los compañeros y/o cuerpo técnico; molestias a nivel general durante los entrenamientos. En cuanto al momento de la competencia, miedo escénico; paralización; insomnio; somnolencia; ansiedad; pánico; manifestaciones corporales como deseos de ir al baño; calambres; rigidez muscular; taquicardia; sudoración en frío; molestia generalizada en relación a los diversos elementos de la disciplina deportiva; etc.

En relación al eje cognitivo; incapacidad de realizar los diversos gestos técnicos; complicaciones en el aprendizaje y ejecución de los gestos técnicos durante los entrenamientos. En cuanto a la competencia, impaciencia en realizar los gestos; urgencia en realizar dos o más gestos simultáneamente; dificultad en dominar viso-espacialmente el área donde se desarrolle la competencia; incapacidad de ejecutar la táctica elaborada; como así también la plasticidad y capacidad de contrarrestar las resistencias a la táctica; etc. Además debemos señalar una situación bastante común (entre otras), y que se hace más visible que las señaladas hasta aquí, que es la de entrar en el juego que el rival propone.

     Cuando el atleta no se conoce a sí mismo, con un adecuado entrenamiento psicológico, y no aprende a reconocer sus emociones, percepciones y situaciones, es cuando la situación sobrepasa sus capacidades, y se producen los bloqueos (cuando en lo físico, táctico y técnico el gesto es correcto). En cambio, cuando el atleta se conoce a sí mismo (sus capacidades, fortalezas y limitaciones), y aprende a reconocer sus emociones, percepciones, situaciones, y utiliza un lenguaje interno positivo, a través del desarrollo y entrenamiento de sus habilidades psicológicas, podrá hacer uso de sus recursos en su nivel óptimo. Esto es lo que se llama Fortaleza Mental, objetivo que persigue la psicología en los deportes en el rendimiento.

Fernando Oduber

     ¿Cuáles podrían ser los primeros pasos hacia este objetivo?

En cuanto al atleta:

  • Prestar atención y llevar un registro de sus pensamientos y sensaciones tanto en los entrenamientos, como en las competencias, a fines de compararlas y observar las posibles diferencias entre sí.
  • Observar la conducta habitual (alimentación, descanso, ocio, etc.), en general, y en días anteriores y posteriores a una competencia.

En cuanto a los entrenadores:

Fernando Oduber
Fernando Oduber
  • Prestar especial atención a las características específicas de cada atleta, teniendo en cuenta si están en etapas formativas (en particular), o en categoría adulto.
  • Observar detenidamente el no ser presa de sus propias sensaciones, pensamientos y pasiones, que son fáciles de percibir por parte del atleta.
  • Analizar su método de enseñanza, como así también su estilo comunicacional (verbal y no verbal), a fines de que sea el mismo tanto en los entrenamientos, como en las competencias.

Licenciado Gonzalo Fernández. Psicólogo Deportivo. MP: 6659

Mail: gonza_fernandezallan@hotmail.com