****Las grandes hazañas tras tropiezos y visicitudes, hacen que las victorias sean aún más significativas.

Andrés Molina (CR).

ESPECIAL. Un día Domingo a 8 días antes de casarme, me disponía a realizar mis labores cotidianas en la empresa donde trabajaba, me llamaron para corregir un problema en una máquina. Cuando ya estaba por terminar la reparación, una de mis protecciones fue atrapada por la máquina, quedando atrapado cerca de 10 a 15 minutos, el brazo izquierdo fue arrancado de mi cuerpo casi por completo.

Así cuenta con la  hidalguía  de un campeón,  el  atleta paralímpico Andrés Molina (Costa Rica), al explicar a la audiencia de mundotaekwondo.com  la situación personal  que vivió cuando se lastimó en un accidente laboral en su natal Costa Rica.

Tras este accidente laboral fue un proceso de cerca de dos años en los que fui recuperando poco a poco la movilidad de la mano y el brazo por completo, muchas cirugías de por medio, tres meses de internamiento, el apoyo total de mi familia y unos cuantos amigos me motivaban a seguir adelante y no caer a los pies de la depresión, relata.

La vuelta del Fénix

Después de una recuperación dolorosa y llena de coraje volvió a su pasión que es el Taekwondo, dónde la fortuna le ha sonreído con varias medallas importantes que incluye la de los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019  y la clasificación olímpica por wild card.

Sin duda alguna el volver a practicar deporte me ayudó  a evolucionar la lesión y recuperarme de gran manera óptima”, cuenta a mundotaekwondo.com

La experiencia

Soy  atleta paralímpico desde hace 7 años.  Anterior a esta faceta era seleccionado nacional convencional, campeón centroamericano, múltiple campeón nacional, y también fui seleccionado nacional en poomsae convencional cuando esta modalidad daba sus inicios”, relata.

Bi-campeón Panamericano

Cuenta que sus méritos en la competencia oficial  paralímpica vienen desde cuándo se coronó campeón parapanamericano en Aguascalientes México en el año  2014 y luego en Querétaro, México en 2016.

“Desde esos eventos  en adelante he estado presente en todos los podios de los eventos en los que he asistido”, refiere.

DATO: Molina obtuvo  clasificación a los juegos paralímpicos de Lima 2019, donde el parataekwondo hacia su debut y ganó bronce.

Trago amargo.

Con ese mérito de ser medallista en Lima 2019, hubo  un momento desgarrador para el deportista. Fallar en la  clasificación en el preolímpico en Costa Rica en marzo pasado.

Molina es un gran exponente del Parataekwondo internacional. (Foto. Lima).

“Allí  teníamos toda la esperanza de lograr dar el gran paso, pero no sé dió. La gente quedó muda en el Palacio de los Deportes en Heredia.

Pero como el ave fénix lo que perdió en una instancia una comisión donde figura el impulso federativo, la World Taekwondo y el Comité Paralímpico, se pudo lograr el merecido regreso al tatami.

Aspiraciones

Dentro de los planes en su próxima competencia que significa el debut de esta modalidad en los Juegos Paralímpicos, resalta: “vamos muy fuertes a luchar por entrar en podio en Tokio.  Mentalizados a dejar todo en el tapiz”.

Ruta Tokio

El  proceso de preparación para los Juegos Paralímpicos de Tokio está en pleno calor, con el profesor José Luis Ramirez casi dedicado a él, y la Federación costarricense de TKD que preside Don Wilmar Alvarado prestando todo el apoyo.

Esta nueva oportunidad es muy grande. Afortunadamente recibo la  ayuda necesaria para estar a un buen  nivel de cara a esta gran competencia”, explica.

Sobre sus estrategias agrego. “Nos queda cambiar ciertos detalles técnicos por tener un cambio de categoría pero nos sentimos bien por el trabajo base ya realizado”, resalta.

Motivación.

Andrés Molina Gómez es  padre de una niña que también le gusta el taekwondo y para el sería mágico regresar a tierras ticas con una medalla colgada en su cuello.

Carlos Hernández (MT).

Fotos: Las hemos pedido al campeón para la realización de esta nota.