EEUU-. Llegó a Estados Unidos tras un golpe de suerte con la Visa Americana, la cual consiguió tras una anecdótica entrevista con la cónsul norteamericana. Una vez obtenido el documento, a los 8 días ya Porfirio Álvarez estaba en New York. Con juventud y deseos de llegar lejos, sin familia y poco ingles, se trazó una meta: Subsistir y crecer, y para ello, su cinturón estaba en la mochila.

Fue así como el nativo de Pueblo Rico, población cercana a Medellín, tuvo que comenzar en Estados Unidos. “Comencé a dar clases de guitarra, al mismo tiempo que estudiaba en Brentwood High School, luego en Suffolk Community College realizando un curso de tutores de inglés, para luego enseñar el idioma en la Biblioteca Pública de Brentwood”, dijo a Mundo Taekwondo.

DEL MEDIO ORIENTE

También se matriculó a entrenar Taekwondo, y fue un instructor de origen egipcio quien por 5 años le abrió las puertas y apoyó moralmente para dar el paso de abrir un DOJAN. “Esa persona fue clave para mi. Le ayudé y me ayudó”, dice el maestro Álvarez.

 

“Mientras lo ayudaba y entrenaba Taekwondo fui cajero de supermercado, profesor de colegio. Te confieso que muchas veces me quise regresar. No era fácil mantenerse, pero una vez que entendí el sistema logré hacer una vida plena”, exclamó el maestro.

 

LA ACADEMIA

academia alvarez

Con esfuerzo la escuela de Taekwondo de master Álvarez se fue convirtiendo en referencia en la ciudad de New York, y sus alumnos fueron logrando múltiples triunfos. “Me convertí en juez nacional en Estados Unidos y logré obtener todas las certificaciones, a la par que tuve alumnos muy destacados en toda la unión”, recalca.

 

CENTENARES DE CINTURONES NEGROS.

 

Su institución de Taekwondo aun con las puertas abiertas, destaca el hecho de haber graduado a más de 220 cinturones negros. Todos ellos reconocidos por la WTF (Federación Mundial de Taekwondo). También ha sido la escuela utilizada por los Korean Tigers para sus entrenamientos, previo a sus presentaciones oficiales en New York.

 

UN GRAN MAESTRO

park

Para el maestro Porfirio Álvarez, una persona muy importante dejó una gran lección de humildad en su vida. “Trabajé como asistente personal del maestro Cha Soo Park, presidente de la Unión Panamericana de Taekwondo (PATU), por varios años. Me tocó viajar con él y conocerle. Creo que tras su muerte hemos perdido un gran hombre. Con el comprendí el valor de la honestidad y de la prudencia”, dijo en tono de nostalgia.

 

 

LATINO DE INFLUENCIA

master alvarez

Su proyección dentro de la comunidad latina en Estados Unidos le ha valido para múltiples reconocimientos de embajadas, e incluso su labor y destacada trayectoria le hizo ser invitado a la ONU, y brindar asesoría en muchos casos de problemas sociales, muy frecuentes en una sociedad con tantas razas.

 

Mi mayor orgullo es haber dedicado mi vida a algo que me gustaba y que de alguna manera permitía ayudar a la sociedad latina que se agregaba a mi escuela”, señala a quien redacta.

 

El maestro Porfirio además fue ponente en múltiples cursos en varias partes del mundo, y se documentó como docente en las principales universidades de Corea del Sur.

 

Uno de los momentos más importantes de su carrera fue cuando el Consulado colombiano en la ciudad de New York, le rindió honores. “Fue significativo que nos dieran un reconocimiento tras tantos años de lucha por las mejoras de la juventud en la ciudad, ya que por años, torneo tras torneo, clase tras clase, brindamos momentos deportivos a muchos ciudadanos que al final se llevaron el Taekwondo y sus valores  para siempre en su vida”, dijo el Grand Master Alvarez.

 

ME LLAMA LA TIERRA

Su vida ha sido fascinante. Su guitarra y sus canciones le acompañan en sus viajes, bien sea en sus continuas visitas a su tierra amada Colombia donde aspira pasar tiempo de descanso y de retiro, o en cualquier parte del mundo donde sea requerida su presencia.

 

“No te voy a negar que amo a Colombia, a Medellín, pero también siento un amor profundo por New York”, confiesa este gran creyente en Dios.

Este colombiano que también goza de la ciudadanía estadounidense de hablar pausado, caminar lento, ya piensa en el retiro, sin embargo, su huella este reflejada en la historia del Taekwondo de Nueva York, donde sin duda es un referente.

El maestro Porfirio Alvarez es:

maestro 2

  • Cinturón Negro 8th Dan (Federación Colombiana de Taekwondo) (2006)
  • Cinturón Negro 7th Dan de la KUKKIWON en Corea.
  • Arbitro Internacional de la WTF (Federación Mundial de Taekwondo).
  • Maestro Instructor Internacional reconocido por la KUKKIWON.
  • Miembro del Salón de la Fama del Taekwondo.
  • Comité Técnico para Colombia del Salón de la Fama.

 

CARLOS HERNANDEZ

MUNDOTAEKWONDO.COM

 

¿TE GUSTO?

COMPARTE NUESTRO ARTICULO EN TUS REDES SOCIALES Y COMENTA!!!