ARTICULO.-  Una de los aspectos emocionales más difíciles que afrontamos cuando somos atletas, o entrenadores en el deporte organizado es la derrota. El ser derrotado puede enviarnos a un abismo de pensamientos negativos, tristeza que en algunos casos no nos permite ver que una derrota también puede ser el trampolin del éxito.

Sudar, madrugar, lastimarse, dieta, inversión económica, horarios complicados, trasnochos, todo esto es parte de una preparación para un torneo, y cuando pierdes crees que todo fue tiempo perdido. Pero no. Es la construcción de un imperio que se llama tu propia historia. Nada fácil puede llevarte al triunfo, deberás pasar por muchas pruebas.  

UNA DERROTA NO SIGNIFICA NADA. ES APENAS EL COMIENZO DE ALGO GRANDE.

El primer paso para entender una derrota es reconocer  que hubo errores, que no diste el cien por ciento, o que tu rival ha sido mejor que tu y todo esto conlleva a que hagas un análisis.

Si muchos esperaban de ti el primer puesto y no lo logras, vendrán las críticas. Debes reconocer que todo en la vida tiene un efecto, y la crítica siempre estará ganes o pierdas, y puedes ubicarla en los extremos positivos y negativos, pero siempre toma con atención la constructiva, la que te enseñe.

Darle la vuelta a la página y trabajar en base a tus debilidades debe ser un paso seguro para afrontar otro reto con una mentalidad clara en tu proceso. Es por eso que coincidimos en que “Las derrotas duelen pero enseñan”.

Y es cierto que nadie quiere ir a un torneo a perder, todos vamos a ganar, se anhela triunfar en una categoría, evento o juego, pero no siempre todo es perfecto. Eso te obliga a  ser sinceros después de una competencia donde te fue mal y cuestionar por ejemplo; si entrenaste lo suficiente, diste tu mayor esfuerzo, te equivocaste en la estrategia, te superó por distraído, etc.

CONCENTRATE EN TU PROXIMA COMPETENCIA. TEN EN CUENTA QUE SIEMPRE AMANECERÁ Y SALDRÁ EL SOL, Y QUE CUANDO LLUEVE ESCAMPA. ASI QUE NADA ESTA DEFINITIVO SINO INTENTAS NUEVAMENTE TU MEJOR ESFUERZO.

Lo más recomendable es que se pase un tiempo prudente de la derrota, pues en ese momento debes buscar estar contigo mismo en reflexión. Respira profundo y trata de ser lo más sensato posible. Recuerda que lo que sucedió ya pasó y no puedes cambiarlo. Esta actitud te permitirá controlar la negatividad.

Después de un proceso necesario de pensamiento busca a tu entrenador y pídele su opinión, e incluso diserta si la estrategia fue la equivocada, pues tu técnico también es humano y puede equivocarse.

Debes tomar en cuenta que los grandes campeones de la historia en cualquier deporte en algún momento han sido derrotados, pero es allí donde debes enfocarte en la máxima: “Existe una diferencia entre ser derrotado y sentirte derrotado”.

En lugar de pensar de forma obsesiva en el error, trata de enfocarte en lo que puedes hacer bien la próxima vez. Deja atrás lo que no puedes cambiar y esfuérzate por ser objetivo en el segundo paso. 

Ciertamente cuando eres derrotado, el Ego puede hacerte sentir mal, y creo que es natural, pero la verdad. No te tomes muy en serio el hecho de perder. ¿Sabes cuántas cosas en la vida se pierden, y se sigue adelante?.
 Basado en que una derrota deportiva es eso, un momento, recuerda que una situación siempre podría ser peor. Ten en cuenta si hay un lado bueno que aún no hayas visto.

PROF. CARLOS HERNANDEZ

MUNDOTAEKWONDO.COM