Recientemente en un reconocido Hotel de la Ciudad de México, fueron premiados por la Federación Mexicana de Taekwondo, los destacados medallistas olímpicos de Seul 88, Barcelona 92, Sydney 2000, Atenas 2004, Beijing 2008, Londres 2012, y Rio 2016.

El evento presidido por el Maestro Raymundo González Pinedo, presidente de la Femextkd, enalteció con sendos reconocimientos la labor deportiva de competidores de los años 90, milenio y la etapa Post milenio, que ganaron medallas olímpicas para México. 

el Maestro Raymundo Gonzalez Pinedo, presidió el acto.

La emotiva reunión de Taekwondoines despertó felicidad entre los miembros de este selecto grupo de deportistas, entre las que destacó -bien uniformada de militar-, la incomparable,  María Espinoza (aún activa), quien ha logrado 3 medallas olímpicas (Beijing 2008-Londres 2012-Rio 2016).

La militante del equipo nacional, estuvo presente recibiendo su respectivo reconocimiento.

María es una deportista que lo ha ganado todo y que con su característica seguridad en las áreas de combate mantiene soñando al pueblo mexicano con una factible presencia en Tokyo 2020.  

Se pudo ver a la exitosa, Monica Torres,  dos veces bronce olímpico (Seul 88-Barcelona 92), aquella joven que en el área de combate despertaba admiración por su arrojo y disposición que la hizo acreedora de múltiples premios, entre los que destaca sus dos medallas olímpicas.

Otro condecorado por la FEMEXTKD, fue Enrique Torroella, quien con apenas 17 años conquistaría un sub campeonato mundial de TKD en Barcelona 97, y un año después, se fajaría a golpes y patadas con el mítico Kwon Tae Ho (Corea) (campeón olímpico y mundial),  en una semi final olímpica que le costaría un puesto en la historia, siendo su velocidad, técnica y resistencia uno de los sellos principales de su estilo inconfundible, que le daría fama y prestigio durante su carrera.

La noche también recibió a Manuel Jurado, quien en (Seúl 88) conquistó una añorada medalla de bronce en la categoría de -70 kg, batallando con grandes competidores de la época. Muchas son las anécdotas de su paso por el equipo mexicano, sin embargo, Jurado es recordado por su gran caballerosidad, afuera y dentro del área de combate.

De la gesta olímpica también estuvieron presentes, muy sonrientes y emocionados, dos grandes protagonistas de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992,  Dolores Knoll, y  William de Jesus Córdoba, quienes lograrían obtener bronce y oro, respectivamente en un evento de altísimo nivel. Dolores, pionera del TKD como Arte-Deporte en México, se lució sorprendiendo a todos con su empuje final que le daría esa medalla anhelada.

Sobre William de Jesus, es imposible no recordar  la lucha final por el oro, ante el canadiense Sayed Najen, combate considerado hoy, “como uno de los mejores de la historia”, con saldo a favor para el mexicano. Luego de esa medalla dorada, el representante de Puebla se perdería de vista con un nivel impresionante que le haría cosechar oros de Copa del Mundo, Panamericanos y Centroamericanos, con un estilo fuera de serie.

Al evento federativo faltó la presencia del multicampeón panamericano y de Copas del Mundo, Víctor Estrada, -recibió su padre, el Dr. Juan M. Estrada-. Sin duda, Víctor, considerado uno de los mejores atletas  de México, realizó una magistral actuación en los Juegos de Sydney 2000, que le valió una medalla de bronce.

No faltarían a la cita, los hermanos, Oscar e Iridia Salazar, ambos medallistas en (Atenas 2004), quienes desde pequeños se formaron para grandes cosas alentados por su padre, Reinaldo Salazar.

Iridia, consecuente medallista mundial, era una deportista agresiva y constante en el área.  Lograría una disputada medalla de bronce en tierras europeas tras vencer en un combate decisivo a la española Sonia Reyes.

Por su parte, Oscar Salazar ocuparía la segunda posición en el mismo torneo olímpico, tras consolidar una descomunal actuación que le valió la presea de plata. Oscarito, uno de los más finos competidores de México condujo varios triunfos importantes a su país en una carrera en TKD que se consolidó al ganar un puesto como entrenador en México, tras haberse preparado en Estados Unidos. 

No podía faltar a esta cita,  Guillermo “Memo” Pérez, quien logró sortear muchas cosas difíciles en la vida antes de ser el Rey en Beijing, -incluso pensar en retirarse-, pero un toque mágico lo condujo a la gloria del Olimpo, y  tras una tenaz batalla final con el atleta Mercedes Gabriel de República Dominicana, se llevó el oro en Beijing en -58 kg.

A la Gala asistieron además reconocidos jueces olímpicos, entrenadores, y dirigentes que compartieron junto a estas figuras en una noche llena de emociones, donde los recuerdos y las anécdotas recrudecieron la memoria de todos los presentes. 

Maestro Antonio Angeles, vicepresidente de la FEMETKD, junto al Dr. Estrada y otras personalidades del Taekwondo mexicano, durante los reconocimientos.

La invitación y los reconocimientos también recayeron en jueces destacados que lograron consolidar el proceso olímpico, asistiendo: Rosy Adam, Jorge Reynoso, Nubia Segundo, y Juan Manuel López, quien no asistió ya que se encontraba en Londres en un consejo directivo de la WT.

PARA MAS, VE LOS VIDEOS CON DECLARACIONES DE LOS HOMENAJEADOS Y LA POSICION DEL PRESIDENTE DE LA FEDERACION MEXICANA DE TKD.


CARLOS HERNANDEZ

GASPAR PATIÑO

MELINA BAEZ

MUNDOTAEKWONDO.COM