Taekopix_AustrianOpen2015_A00416

ARTICULO-.En el capítulo anterior abordamos la necesidad de desarrollar la capacidad aerobia, como base del desarrollo del alto rendimiento en los deportes de combate. La capacidad madre de donde se iniciaran los procesos de organización deportiva, tanto de resistencia como de velocidad; la capacidad aerobia nos daría una capacidad de recuperarnos a lo largo de eventos prolongados, es decir desde eliminatorias a finales.

Más el desarrollo de la potencia aerobia, es decir aquella virtud de producir energía aerobia (resistencia) de forma intensa se hace imprescindible en cada combate, para así lograr el éxito. Parece difícil de entender, pero no lo es. Allí viene la clave. Para que se entienda, la capacidad aerobia es vital en corredores de fondo, y la potencia aerobia es vital en mediofondistas y atletas de combate (deportes alternos).

La potencia aerobia, es una zona funcional que expresa el máximo ritmo de ejercicio aerobio que paradójicamente puede ser mantenido con grandes concentraciones de ácido láctico en sangre 8 a 12 mM/L de lactato en sangre). Esto en el futuro lo estaremos ampliando en el libro que estamos preparando.

La potencia aerobia (que está dentro de lo que se conoce como VO2máximo) se puede evaluar de dos formas: una en laboratorio con la medición de gases, y la otra con un test indirecto en campo: corriendo (test de Tokkmakides, Legger, etc.) o incluso se puede lograr con un test de pateo, pero que sería muy difícil. El VO2 max. encontrado en el atleta siempre tiene relación con los ritmos de pateo, ritmos de combate, y la frecuencia cardíaca, niveles de lactato en sangre, etc.

Esto hay que diferenciar de la intensidad máxima de ejercicio, que es el máximo esfuerzo que uno realiza en función de tiempo, que la gran mayoría de las veces llega a ser lactácido y está por encima del ritmo de VO2 máximo que es más bajo; el ritmo de VO2 máximo, llega a ser la intensidad donde el cuerpo avanza a captar la mayor cantidad de oxígeno y que es menor a la intensidad máxima de ejercicio.

Esta zona funcional de resistencia, la de potencia aerobia o VO2 máximo, es prioritaria en el taekwondo de competencia, mucho más con los actuales cambios reglamentarios donde prácticamente no existe descanso entre cruce y cruce de técnicas. Los antiguos escores de 1 a 0 al final, cambiaron por 27 a 24, etc.

Esto quiere decir que el atleta efectivo desde el inicio al final, es un atleta que compite con frecuencias cardíacas y respiratorias elevadas, y con niveles de lactato por encima de los 8 a 12 mM/L de lactato en sangre, sobrepasando a momentos el 100% del VO2 máximo, o incluso más.

Ustedes me preguntaran cómo es posible competir por encima del VO2máximo. Es fácil, el atleta incrementa su ritmo por encima de la capacidad de absorber oxígeno y pasa a competir por cortos periodos de tiempo en una zona anaerobia total (tanto en la anaerobia aláctica con pateos explosivos y la anaerobia láctica con la suma de esfuerzos intensivos), acumulando grandes cantidades de ácido láctico en sangre, y luego pudiendo caer en fatiga. Entonces, la preparación física especial y competitiva, tendrá que conducir a obtener un atleta que mantenga niveles de competencia intensos y veloces, y que a la vez se pueda recuperar entre descanso y descanso. Pero para esto antes se debió trabajar la capacidad aerobia en la preparación general.

El ritmo de competencia a una intensidad del 100% del VO2 máximo, se menciona que tan solo es posible mantenerla en ritmos que no pasen de los 3 a 5 minutos de ejercicios continuos (carrera). Más en los deportes de combate como el taekwondo, los ritmos son alternados. Ataques y contragolpes y encadenamientos van intercalados con espacios de pausa de segundos (3 a 5 – 8 segundos); es decir, ritmos por encima del 100% del VO2 máximo, con acumulación de ácido láctico, que descienden y varía acorde al ritmo de competencia. Por lo tanto este ritmo puede ser mantenido por varios minutos como sucede en un combate de taekwondo. Ahora, esa es la razón que en los últimos segundos del último round los atletas terminan extenuados.

Es allí donde se tiene que trabajar, para mejorar el rendimiento de resistencia aerobia especial y competitiva de los atletas. Ya los trabajos aerobios largos y extenuantes de la preparación general, deben ser cambiados por ritmos aerobios que acumulen cantidades crecientes de ácido láctico en sangre (no mayor a los 12 – 14 mM/L de lactato en sangre), para que simule la competencia, e incluso más fuertes, para poder resistir al más intenso de los contendores.

Los métodos y los medios de entrenamientos son tan variados y deben estar encaminados para cumplir el principio metodológico de la planificación y de las necesidades del taekwondo actual.

us open 1

Los métodos que pueden utilizarse en la consecución de la potencia aerobia son:

  • Métodos Continuos: que pueden ser carreras a ritmos por encima del umbral anaerobio (UMAN – > 4 mM/L lactato en sangre), que generalmente están a pulsaciones por arriba del 80% de la FC max. (Teórica 220 – edad). Es decir entre las 160 – 180 pulsaciones por minuto y con lactatos en sangre entre los 6 a 12 mM/L. Estos métodos se utilizan por sobre todo en la preparación general, aunque existen nuevos estudiosos que prefieren utilizar medios de entrenamientos parecidos a la competencia como veremos adelante.
  • Métodos discontinuos o variados: utilizados ya en periodos preparatorios especiales donde se caracteriza el cambio de ritmos tipo Fartlek, es decir con cambios de ritmo preestablecidos, pero que siempre tienen que ser a las intensidades que permitan trabajar dentro de la zona o por encima de la misma, con acumulaciones de ácido láctico.
  • Métodos variados variables: estos son los más utilizados en el taekwondo de competencia. Que se puede trabajar con carreras a diferentes ritmos establecidos con silbatos, etc. Pero los más utilizados son los que utilizan como medios metodológicos los implementos del taekwondo y los espacios del combate, por ejemplo: rounds de pateo programados, escuelas de combate, variaciones en el trabajo técnico táctico donde se controle los procesos de recuperación y ejercicio.
  • La mejor manera de trabajar VO2 máximo, es utilizar ritmos intensos de combates y entrenamientos, donde un atleta se mantenga fijo mientras los otros vayan rotando, con esto se lograría incrementos de la FC y de lactato en sangre. Así se logra mejoría en los niveles de VO2max, e incremento en los niveles de tolerancia lactácida. Ahora los rounds no deben ser muy extensos, sino más bien un poco cortos (1 – 2 minutos) para que el ritmo que se le imponga al atleta sean en verdaderamente fuertes. En cuanto a la densidad de la recuperación puede ir variando acorde a la capacidad del atleta. Por ejemplo: realizar 5 round de 1 – 2 minutos sin pausa, con diferentes rivales, para luego tomar un descanso de 3 a 5 (7) minutos antes de realizar una nueva tanda de ejercicios. Esto se puede repetir cuantas veces se crea conveniente para la mejoría del nivel del atleta. El repetir 5 a 6 veces este trabajo podría simular lo que sucede en un evento de envergadura mundial. Lo mismo puede ser realizar con implementos de pateo, etc. Estos trabajos no deben exceder la frecuencia de 2 a 3 veces a la semana como máximo, porque producen gran fatiga muscular.

marco

 

 

 

 

 

 

Dr. Marco Chango Sigüenza

MEDICO DEPORTOLOGO. 

Ex entrenador de la Selección Nac. TKD del Ecuador.

Sport Medicine Doctor

Olympic Coach Atenas 2004 – Beijing 2008