Leyendas!!!

Una gran cantidad de escudos de Clubes y Escuelas de Taekwondo a lo largo del Mundo, tienen incorporados en sus logos la figura de un puño, clara influencia de los escudos de algunas de las Kwans Originales y/o Fundadoras, -como Chung Do Kwan, Oh Do Kwan, Moo Duk Kwan, entre otras…-, en las que el puño (“Kwon”) representaba una parte importante del aspecto Marcial.

No en vano, como muchos ya sabrán, en los primeros tiempos del Taekwondo, predominaban más las técnicas de puño/mano que de piernas como influencia directa del Karate Okinawense que estaba más nutrido de técnicas de manos con la intención clara de resultar efectivo como método de Defensa Personal.

(NOTA MENTAL: Hemos de recordar que en sus inicios, todas las Artes Marciales estaban enfocadas a la defensa personal y a salvar vidas por lo que las técnicas debían ser rápidas y efectivas, dado que el buen uso de los brazos y las manos en distancias cortas, era primordial. Un paso en falso con una patada podría resultar fatídico para el atacante. De hecho hoy en día también son más las técnicas de puño/mano tanto en Karate como en Taekwondo, pero ya han quedado en desuso al implementarse de forma abrumadora las técnicas de piernas en la competición de Kirougui en su versión deportiva WT).

Realidad

Sin embargo, son muchos también los Clubes o Escuelas que en sus escudos aparece algún animal mitológico como los Dragones (los cuales en Asia tienen connotaciones positivas, no como en Occidente que están asociados al Diablo. Recordemos el mito de San Jorge y el Dragón. Representación clásica de la lucha entre el Bien y el Mal) o en el caso del que quiero referirme en este artículo, de Tigres (호랑이 “Horang-i”) o cabezas de Tigres, los cuales también adquieren un sentido entre la filosofía oriental y el mito.

Y si alguno se ha fijado algo más en los detalles, algunos de esos tigres suelen ser, además, de color blanco en referencia clara al Tigre Blanco o Siberiano (En Coreano Baek-Ho), al cual se le reconoce mayor sabiduría al atribuirle mayor capacidad de esfuerzo y perseverancia ante las adversidades, que su pariente de color (de ahí que se quedara blanco, como cuando a uno le salen canas de los disgustos que le da a uno la vida, vamos.). -De hecho, en Corea, al Tigre se le conoce como el “Rey de la Montaña” adquiriendo condición incluso de Deidad, junto con otros animales mitológicos, como explicaré más adelante-.

Leyendas de Asia

Dragones y Tigres, además, en la Cultura Milenaria Oriental, forman parte de los Cuatro Símbolos (animales) Mitológicos de las Constelaciones Chinas, junto con la Tortuga y el “pájaro bermellón” (que algunos confunden con un Águila o un Ave Fénix).

Animales conocidos también como los 4 Guardianes o 4 Dioses Protectores, representando cada uno de ellos una Estación (Primavera, Verano, Otoño e Invierno) y uno de los 5 elementos Taoístas (Madera, Tierra, Agua, Metal y Fuego). Para el caso del Tigre Blanco, este representa el Guardián del Otoño y el elemento metal. Y los chinos también tenían la creencia de que era el Dios de la Guerra.

Claro está que, como todo, en los tiempos modernos que corren, habrá profesores o Maestros (sobre todo los más jóvenes o noveles), que habrán escogido sus logos simplemente por una cuestión de afinidad estética y marketing para sus negocios, sin mirar más allá del trasfondo filosófico o místico-marcial del mismo, pero como se suele decir, en esta vida todo tiene una razón de ser, aunque esta sea involuntaria y, en las Artes Marciales o mejor dicho, en la Cultura “Marcial” y/o “Oriental” todo está más que masticado desde hace decenas, cientos o incluso miles de años, por lo que en el caso que nos afecta, el uso de los Tigres en los emblemas de Clubes no solo de Taekwondo, sino de otras artes marciales e incluso deportes como el fútbol (el logo de la Federación Coreana de fútbol es un tigre) no iba a ser una excepción y atiende a razones más profundas propias ya del folklore y veneración popular y, dado que los coreanos han crecido escuchando fabulosas leyendas y cuentos ancestrales sobre Tigres y, de hecho es bastante habitual encontrar infinidad de representaciones pictóricas o escultóricas, tanto en Templos como en casas particulares, como una especie de talismanes de protección ante la “invasión de las fuerzas del mal”. No es de extrañar que podamos incluso aseverar sin lugar a dudas, que los Tigres, están más que integrados en el ADN de los coreanos.

Imagen de Tigre Talismán que se colgaba en las puertas de las casas tradicionalmente para
ahuyentar a los espíritus malignos durante el Año Nuevo.

Cabe decir también que, en la simpatía y veneración de los coreanos hacia los Tigres ayudó “algo” el hecho que durante miles de años, la Península de Corea fue un lugar de gran abundancia de Tigres en libertad por sus características orográficas de gran cantidad de montañas y extensos bosques (curiosamente a Corea se la llamaba la “Nación de los Tigres”, aunque en la actualidad no queda ni uno, pues se cree que tras la ocupación japonesa, entre 1910 y 1945, los tigres fueron exterminados de forma masiva y se extinguieron y no hay evidencia de su existencia en Corea desde hace ¡¡casi un siglo!!), potenciando esto último la admiración del pueblo coreano por un animal que ya de por sí infundía el máximo respeto y resultaba fascinante, por encima de otros Países de Asia, como China o Japón en a los que los tigres tienen también su relevancia pero en menor medida.

Vamos, que al Tigre, sin comerlo ni beberlo, se le ha considerado hasta nuestro días, como una especie de espíritu protector sin igual, al que se le otorgaron además atributos morales extra, que rozaban la excelencia (Fuerza, Resistencia, Sabiduría, Humildad, Fortuna, Perseverancia, etc…), aglutinado en su figura, cualidades tanto reales como imaginarias o fantásticas.

Pero si tuviéramos que ponerle una fecha clave a partir de la cual el Tigre comienza a adquirir su relevancia dentro de la cultura Coreana, ese momento sería sin duda hace más de 4000 años (2300 a.C. aprox.), a partir del “Mito de Dangun”, padre fundador del primer Reino de la Península Coreana, Gojoseon, donde dos animales sagrados, un Oso y un Tigre, quisieron convertirse en humanos y tras tener que superar una dura prueba de ayuno, el Oso superó la prueba convirtiéndose en mujer engendrando posteriormente a Dangun, (el hijo del Príncipe Celestial Hwanung), el cual acabaría fundando la ciudad de Pyeongyang, el cual llamó a su nación “Joseon”. El tigre, incapaz de aguantar el ayuno marcado, no pudo convertirse en humano conservando su forma animal, pero quedó para siempre vinculado a los Dioses como ente protector.

El Oso y el Tigre junto con el Príncipe Celestial

Casualmente, Dan-Gun (o Tan-Gun) corresponde con la segunda forma de Tae Kwon Do Tradicional (o “Hyong”) de las 20 formas originales, que el Gran Maestro Choi Hong Hi introdujo a través de su Oh Do Kwan entre 1955 y 1964 y que aparecen en su libro de 1965, “Tae Kwon Do, the Art Of Self-Defence”, las cuales recibieron nombres de personajes ilustres o significativos de la Historia de Corea.

Dichas Hyongs, fueron creadas con anterioridad a la existencia de los Poomsae (así como de los Palgwe) y durante los años 50-70 (año arriba, año abajo) formando parte del currículum de la KTA (Korea Taekwondo Association) y absorbidas, por tanto, por las otras Kwan, dado que hasta la fecha no existían «katas» genuinamente coreanas, ya que las únicas formas que se practicaban eran las propias del Karate. Años después, como muchos ya sabemos, el General Choi se desvinculó de la KTA por desavenencias políticas tanto con el Gobierno como con el resto de líderes de las Kwan y acabó fundando su conocida ITF, donde se ha seguido practicando las formas tradicionales de Oh Do Kwan (Chang’Hon Hyongs), dentro de los llamados “Tules” (sinónimo de Hyong que también significa patrón o forma), eliminando alguna e incorporando nuevas formas adicionales ya propias de ITF hasta completar las 24 actuales, con variaciones en las técnicas y con el característico movimiento sinusoide, que a partir de los años 80-90 se introdujeron precisamente para otorgarles mayor diferenciación de los hyong que aún se seguían practicando en las otras Kwan y en otras Asociaciones Independientes de Taekwondo Tradicional, así como también de los “nuevos” Poomsaes marcados por Kukkiwon a partir de los años 70-80.

Pero todo esto último ya es irse demasiado por las ramas y da para otra historia bien distinta que no tiene que ver para nada con los Tigres y que quizás tratemos en otro artículo.

Un saludo Marcial.

José Antonio Iniesta Navarro
(Agente Kukkiwon)

Edición: Mundotaekwondo.com