Actualmente, hay muchas personas que han podido acceder a tener un certificado de cinturón negro ajustado a la cintura, forrarlo de rayas doradas e incluso presumir grados, pero te has preguntado, ¿de qué forma lo representa?.
El cinturón negro de un arte marcial es sin duda una de las máximas aspiraciones de cualquier practicante. Representa el logro de una larga jornada de años de trabajo, aprendizajes, para otros es apenas el comienzo de un camino (DO), donde cada día  comprendes el código del artista marcial, el cual debe venir cargado de valores.
En Taekwondo, la base de un practicante debe ser entender y practicar el juramento. Cortesía, Integridad, Perseverancia, Autocontrol, Espíritu Indomable, son en efecto los valores que debes practicar en tu vida diaria, sobre todo si eres cinturón negro.
Pero hemos visto  mucha gente acceder al cinturón negro y ni siquiera saben como comportarse o expresarse con propiedad. Algunos, incluso, no tienen idea del sentido más básico de la educación: que es el respeto, la empatía y las reglas básicas del Taekwondo.
Cuando entran a un Dojan donde hay maestros son incapaces de dar buenos días, o de saludar, o se andan jugando con el cinturón, lo cargan encima del hombro, o lo lanzan y prestan, siendo todo esto una falta de respeto al rango y el significado del Cinturón Negro.

También es verdad que existen muchos “maestros” que  pasan a los alumnos a cinturón negro porque quieren ganar más dinero con las certificaciones.

Otros, ven el ascenso como una recompensa, pero la verdad es que el cinturón negro hay que ganárselo con conocimiento. Acá no vale medallas o premios, se debe ser integral y pasar con eficiencia el examen, el cual debe contener las bases del Taekwondo.

Hoy más que nunca se requiere que los cinturones negros que quieran iniciarse en el mundo de la docencia,  sean VERDADEROS PROFESIONALES. La palabra “PROFESIONAL” se usa para referirse al que domina a la perfección un oficio y lo ejerce legítimamente.

Ser un cinturón negro no significa tener un cartón o un grado, más que eso necesita un sentido ético, que nos permita ejercer y desarrollar el TKD correctamente para dar el ejemplo.

 Hoy día hay muchas personas con certificaciones, presumiendo en redes sociales danes, ect, pero que no tienen el conocimiento porque sus títulos han sido comprados. 


 

Es cierto que hay que motivar a la gente a seguir adelante en la búsqueda del cinturón negro,  es cierto que hay personas con limitaciones físicas y mentales, con ellos perfecto, son muchas las prerrogativas, pero los que están en estado normal de salud, deben realizar buenos exámenes de cinturón, y sobre todo deben conocer bien los requisitos para el cinturón negro.

Ser cinturón negro es un gran honor.

CARLOS HERNANDEZ

MUNDOTAEKWONDO.COM