Daniela Andrea Gómez Ortiz (24) Bogotá Colombia, es una destacada Taekwondista que actualmente está radicada en Corea del Sur estudiando en una universidad Educación Física especialidad TKD.

Es noticia al ser convocada  para ser parte del equipo de exhibición de la World Taekwondo,  siendo junto con un japonés la única mujer extranjera en tener tan alto merito.

La Taekwondista que ya tiene dos años en Corea práctica está disciplina marcial desde los cinco años.   Formada por su padre el maestro Freddy Edwin Gómez en el Club deportivo Copesport. También es alumna de la  profesora de poomsae Vanesa Vargas (Bogotá).

  La joven ha sido Medallista nacional y su sueño es formar parte del equipo colombiano. Aunque lo ha intentado, cree que el triunfo le ha sido esquivo, aunque no duda que Dios siempre tiene un plan perfecto, y su estancia en Corea del Sur, ya es una muestra.

Inspiración por Taekwondo

Para ella todo cambió cuando fue entrenada y motivada por el  maestro Hong Won Lee, quien estuvo trabajando en Bogotá como técnico.

“El maestro Won Lee me  impulsó a irme  a Corea del Sur. Tuve en dos concentraciones en Corea, la primera en 2017 y después en el 2018 volví a viajar a esa nación para prepararme gracias a una beca de estudios de Taekwondo. Tuve la oportunidad de representar a mi departamento en los Juegos Nacionales de Colombia. Es fantástico estar en la Meca del este arte deporte estudiando”, sostiene la joven colombiana.

Nos cuenta que su rutina es altamente exigente. “Estudio Coreano e inglés, entrenó y hago clases de la carrera”, explica a mundotaekwondo.com.

Éxito inesperado

Con la World Taekwondo accedí a una convocatoria para extranjeros y quedé como la única mujer y latina en quedar en el equipo con (48) coreanos  y un japonés.

“Estoy impactada porque algunos de  mis compañeros son campeones mundiales y selección de Corea que han participado en varios mundiales de Poomsae. Compartir con ellos la experiencia de la cultura,  el respeto y su disciplina es un regalo de Dios”, sopesa la deportista.

Comenta que tuvo un campamento de entrenamiento para certificar las cualidades de cada uno para pertenecer a este equipo. “Fueron jornadas extenuantes. Comer, entrenar, dormir, entrenar y sobre todo hacer técnicas de alta dificultad”.

Día a día

– Vivir con la cultura coreana es una experiencia que agradezco a Jesús porque puedo estar acá en la Meca del Taekwondo, comprendiendo sus metodos.

– He participado en varios eventos en Corea del Sur, fogueándome. Ahora estoy entrenando muy duro, con maestros que han aportado mucho al Taekwondo. Me gusta la manera de entrenar que es bastante exigente, rígido y quieren las cosas perfectas.

Al preguntarle sobre el proceso de adaptación, la Taekwondista esgrimió.

“Ya para el 2020 me siento más adaptada a esta cultura que tiene mucho énfasis en la perfección y el tema de la edad”.

Sobre la actual situación sanitaria mundial, dijo. “Con el Covid la gente se protege muy bien. Corea ha trabajado perfectamente el tema con altas medidas de seguridad”, informa.

Buen vivir

De Corea me gusta la seguridad y tranquilidad que se vive. Debo siempre estar pendiente del  formalismo de las edades que es algo muy de los coreanos, pero la adaptación cultural es necesaria y la estoy asimilando.

-A mí me gusta cantar. La música, el tocar piano.  De hecho en la iglesia donde estaba en Colombia  era cantante en el grupo Generación 12.

Planes

Sobre la proyección que quiero luego de poseer la certificación, es ayudar a mi país a progresar en Taekwondo. Espero poder hacer  seminarios con maestros, deportistas. La idea es vincular a mi país y a Latinoamérica en la evolución del deporte.

– Acá en Corea sacan muchas cosas nuevas cada cierto tiempo.  La forma y método del entrenamiento siempre depende de cada maestro, escuela. Es por ello que es muy grato conocer a los clubes y entrenadores de gran trayectoria en Corea.

Procuraré siempre mostrar un buen Taekwondo. Es necesario que sea  más difundido, y si puedo contribuir lo haré con gusto.

Motivación

Veo que muchas personas han sido anulados por temas políticos o no han tenido el éxito en el deporte. A ellos les digo que hay que tener fe. Hay que creer en tu talento. Tener disciplina, preguntar, buscar. No hay nada imposible si tan solo lo puedes creer en tu corazón. Hay que tener esperanza, si se puede”.

A  mi padre a la profesora   Vanesa Vargas y al maestro  Hong Won Lee, les doy las gracias por creer en mi, remató desde Corea.

Carlos Hernández
Mundotaekwondo.com