Gigantes de la categoría de -58 kg, de competencias continentales y mundiales, tanto Gabriel Mercedes, Rey de América, como Chu Yu Men, Rey de asía, realizaron un combate sencillamente magistral en la semi final de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

El cambio de guardia y la estrategia de Gabriel de no dejar “que el señor de la guerra” desarrollara su poderoso arsenal, desconcertaron al campeón del mundo y defensor del título olímpico logrado en Atenas 2004, quien quedó a vísperas de pasar a la final por segunda vez consecutiva, pues tuvo que luchar en repesca para alcanzar el bronce.

Lo demás es historia. Observen la lucha.