El COI corrige la Carta Olímpica para proteger la libertad de expresión de los deportistas un gran avance de un derecho establecido también en los derechos humanos.

¿Qué dicen los Derechos Humanos sobre la libertad de expresión?

El derecho a la libertad de expresión está consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que describe sus elementos fundamentales como derecho consustancial a todas las personas. Posteriormente, ese derecho ha quedado protegido en infinidad de tratados internacionales y regionales.

En el tema deportivo olímpico, recientemente el Comité Olímpico dio un paso gigante en blindar ese derecho al conectarlo de forma oficial.

Derechos

La práctica del deporte es un derecho humano. Toda persona debe tener acceso a la práctica del deporte, sin discriminación de ningún tipo, en el respeto de los derechos humanos internacionalmente reconocidos en el ámbito del Movimiento Olímpico.

El espíritu olímpico exige la comprensión mutua con un espíritu de amistad, solidaridad y juego limpio. Bajo este fundamento en sesión del Comité Olímpico Internacional (COI), reunida en Bombay (India), se aprobó hace varios días un cambio en la redacción de la Carta Olímpica.

Este cambio o corrección de la constitución olímpica garantiza «la libertad de expresión» de los participantes en los Juegos deportivos -deportistas y personal de equipo-

Este derecho lo podemos buscar en la regla 40 de la ‘constitución’ del Movimiento Olímpico señala ahora que «todos los competidores, dirigentes y otro personal de equipo en los Juegos disfrutará de libertad de expresión, respetando los valores olímpicos y los principios fundamentales del olimpismo, en consonancia con las líneas de actuación determinadas por la Comisión Ejecutiva del COI».

Qué es el reglamento olímpico

La Carta Olímpica es la codificación de los principios fundamentales del Olimpismo, de las Normas y de los textos de aplicación adoptados por el COI. Rige la organización, la acción y el funcionamiento del Movimiento Olímpico y fija las condiciones de la celebración de los Juegos Olímpicos.

Antecedentes

Los deportistas tenían prohibida antes de los Juegos de Tokio cualquier expresión o manifestación de compromiso social, bajo amenaza de sanción.

En Tokio se autorizaron gestos como el de arrodillarse antes del comienzo de los partidos de fútbol, a favor de la igualdad racial.

La puerta que se abrió entonces para este tipo de acciones quedará formalmente plasmada a partir de ahora en la Carta Olímpica, que sufrió otras modificaciones menores relacionadas con los derechos humanos. Obviamente esto aplica al deporte organizado en general.

En el apartado relativo a los principios fundamentales del olimpismo, se aprobó que la Carta señale que «el Olimpismo pretende crear un modo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo, la responsabilidad social y el respeto a los derechos humanos internacionalmente reconocidos y a los principios éticos fundamentales y universales en el ámbito del Movimiento Olímpico».

El organismo, directivo o terceros en el movimiento olímpico que atente en contra de los derechos de los atletas en materia de Libertad de expresión, estaría violando la regla 40 de la carta olímpica.

Carlos Hernández / Juan Petulla