ARTICULO-. En los últimos tiempos hemos asistido a distintos cambios en nuestra reglamentación buscando un taekwondo más emocionante y espectacular, promoviendo siempre la ofensividad. Sin embargo, estas variaciones, castigando la pasividad y premiando las acciones más complicadas, a priori, han desembocado en un taekwondo algo distinto de lo imaginado, por saltarnos la base de la puesta en práctica de estos cambios, en escenarios de ensayo antes de ponerlos en práctica en mundiales, continentales y olimpiadas.

_DSC1462

Acá presentamos este trabajo a los fines de ser discutido como idea, y recorremos al sitio web: MundoTaekwondo.com, para su exposición: PROPUESTA DE CAMBIOS EN EL ACTUAL REGLAMENTO DE COMBATE PARA AGILIZAR EL DESARROLLO DE LA COMPETICIÓN Y FAVORECER EL ASPECTO OFENSIVO ASÍ CÓMO FACILITAR EL ENTENDIMIENTO PARA EL ESPECTADOR.

 

En primer lugar, y antes de entrar a exponer los distintos cambios, que bajo mi modesto punto de vista, mejoraría nuestro actual combate, me gustaría expresar la idea de que cualquier cambio se experimente a nivel regional y en categorías base, para ir subiendo de nivel y que los competidores, puedan irse adaptando a los cambios con menos presión. Es absurdo pensar que un deportista bajo la presión de jugarse un título, va a andar, y no debe, experimentando sobre la marcha. Esto degenera en planteamiento más defensivos y servones, cómo podemos comprobar cada vez que hay un cambio.

En primer lugar, yo creo que deberíamos rebajar la diferencia de puntos conseguidos entre dar a la cabeza o al peto. No es lógico, que esté tan caro el punto al peto, con potencias cada vez más altas y tan fácil al casco. Y además subir un poco la potencia el al casco. Esto daría más igualdad al combate, y no premiaría al longilíneo, por el mero hecho de serlo frente a la destreza mostrada por su oponente. El premio por punto debe ser proporcional a la destreza empleada y el riesgo corrido. Por tanto, yo cambiaría la puntuación así:

  • Directo al peto 1pt, directo a la cabeza 2pts, extra por giro 1pt en cualquier caso.

_DSC2273

 

En la misma línea de razonamiento, no puntuaría el puño, si no hay forma de registrarlo de modo justo electrónicamente. No es lógico, que para que me puntúen un tuit, tenga que superar un umbral de potencia determinado y para un puño, valga que alguien subjetivamente, piense que ha llegado a ese umbral; cuando muchos puntos se quedan a una escala de subir al marcador, cuando ha sido con técnicas de pie. Mientras no se pueda registrar electrónicamente, yo no lo puntuaría, lo dejaría cómo recurso táctico, pero sin posibilidad de conseguir puntos, por ese medio.

Cómo tercer cambio, y para premiar las acciones más arriesgadas, eliminaría el kiongo por caerse, en caso de que sea tras ejecutar una acción de ataque con salto o giro, siempre y cuando el árbitro central no interprete que el luchador se tiró para evitar la contra del oponente.

 

  • En cuyo caso sería kiongo, por reuhir.

_DSC2539

 

Por otro lado y para agilizar el combate, facilitaría el uso de la tarjeta o cota. Numeraría los motivos por los que puedes reclamar y el coach tendría que pedir de modo público que reclamación hace. Por ejemplo: 1. Acción a la cara 2. Punto extra por giro. 3 Kiongo por caer para el otro oponente 4. Kiongo por salirse para el otro oponente. 5. No fue kiongo de mi competidor. Y cualquiera de los anteriores acompañado de un gesto de negación con la otra mano, sería para pedir lo contrario. Esto podría hacerse de modo manual, o digitalizado.

En cualquier caso, sería público, y todo el mundo se enteraría, de lo que está pidiendo el coach. Por otro lado evitaríamos que algunos coach, pidieran cosas, que no pueden pedir, por mal manejo del reglamento, o del inglés, y no perderíamos el tiempo.

En la misma línea de aprovechamiento del tiempo de acción, y agilización del combate, y aprovechando para reforzar el valor “deportivo” y el honor de nuestro deporte, propongo, que cuando un deportista haya recibido una acción a la cara o con giro, y no se haya asignado al otro competidor, en el momento que el coach contrario, levante la tarjeta, si este la admite, suba al marcador, y cómo premio, se le quite un kiongo, en caso de tenerlo, o le quede apuntado para cuando lo tenga. Sería un factor nuevo en el juego, con el que habría que contar. Si piensas que va a salir claro en el vídeo replay, ya le raspaste medio punto a la acción. Y de cara al público, queda muy deportivo, igual que cuando lo jugadores de baloncesto, cometen una personal y levantan la mano, para que no se la apunten a un compañero.

 

En contraprestación podríamos recuperar el saludo marcial del final a publicar el vencedor del combate. Pienso que bien vale la pena, “perder” esos tres segundos y mantener una de las razones principales por las que llega a nuestro deporte mucha población infantil: el respeto.

En resumen, quiero expresar que los cambios que hagamos en nuestro deporte, siempre tienen que ir dirigidos a buscar que el taekwondista en su adaptación, por meter más puntos que el contrario, realmente en la práctica vaya a poder desarrollar el taekwondo que buscamos, no podemos pedir a nuestros deportistas, que hagan el taekwondo que hacen cuando hay un gran desnivel entre ambos oponente, y no hay presión por el resultado, cuando se están jugando, el ser o no ser. Porque seamos justos; nadie se acuerda del que tiró mil patadas preciosas, pero perdió en primera ronda.

Esperando que nos haya servido para reflexionar sobre nuestra realidad, reciban un cordial saludo.

José María Martín del Campo “Xixo”

Entreandor de la Subcampeona Olímpica 2016 Eva Calvo (-57kg)