“El sobreentrenamiento, no es tan solo una fatiga como nos imaginamos, vas más allá de la fatiga. Es una patología con un cuadro clínico, signos y síntomas, y repercusiones metabólicas muy bien definidas”.

TIPOS DE FATIGA

Para entender el sobreentrenamiento, tenemos que conocer lo que la produce. Normalmente odiamos la palabra fatiga, pero la fatiga como tal, es imprescindible para la mejora del rendimiento deportivo, sin fatiga no hay rendimiento.

El rendimiento, no es más que la capacidad de poder rendir mejor cada día, a expensas de las reservas que el organismo va acumulando, cada vez en mayor cantidad. Cuando uno entrena, vacía los depósitos de energía (glucógeno) y estos son recuperados al día siguiente, o dependiendo del tipo de carga, 48 o 72 horas posteriores, en un nivel mayor al precedente, fenómeno que se conoce como supercompensación (Gráfico # 1).

Gráfico # 1. Supercompensación (Marco Chango, 2017).

Fase: 1 Fatiga; 2 Recuperación; 3 Supercompensación; 4 Consolidación

Entonces sin fatiga no hay mejora, pero cuanto y como de fatiga es necesario, eso es lo importante saber, cuantificar y diagnosticar.

Existen diversas clasificaciones de fatiga según los autores, dependiendo del impacto producido en el organismo y su repercusión en el rendimiento deportivo. De las que más practicidad encuentro es la establecida por Fernández y Terrados en 1994 y luego por Pancorbo (2002), en su artículo sobre este tema.

  • Fatiga Aguda.
  • Fatiga Crónica o Sobrefatiga.

El tiempo en el que transcurre, este tipo de fatiga lo vemos explicado en el cuadro # 1, mismo que ya saldrán publicados en un libro de entrenamiento que estaremos publicando en el futuro.

Cuadro # 1. Caracterización de la Fatiga (Marco Chango, 2017)

FATIGA TIEMPO EN QUE SUCEDEN
Aguda Microciclo
Subaguda Mesociclo
Crónica Periodos o Etapas
Sobreentrenamiento Macrociclo

 

FATIGA AGUDA:

Es la fatiga que más sucede en los entrenamientos, y es la respuesta a una carga como se mencionó anteriormente, y a la que se le da el respectivo tiempo de recuperación; 24 a 48 horas para las de resistencia y 48 a 72 horas para las de tolerancia lactácida.

“Bien aprovechada conduce a los procesos de supercompensación”

Como se mencionó, este tipo de fatiga es la que se maneja a lo largo de un microciclo y es la menos peligrosa, porque se resuelve manejando bien las cargas y la recuperación. La recuperación del atleta va a depender de la adecuada modulación de las cargas, incrementándola o disminuyéndola cuando sea necesario, además de la nutrición y otros factores externos como los hábitos y el sueño, que pueden influir en la calidad de recuperación. Este tipo de fatiga se soluciona con una dinámica de carga alternada, evitando los bloques en la dosificación de la carga.

FATIGA SUBAGUDA:

Esta fatiga se produce por acumulación de cansancio o “sobrecargas” durante varios días “unidades de entrenamiento” o microciclos, característico en el mal manejo de la dinámica de la carga a través del mesociclo, típico en los entrenamientos de élite que buscan elevar el nivel mucho más; o sea sin darnos cuenta le presionamos tanto al atleta que comienza a tener piernas de plomo. Este tipo de fatiga se da generalmente a expensas de la deprivación de glucógeno en el organismo, y es donde se comienza a tener sensación de fatiga muscular y disminución del rendimiento. Aquí, no se produce el efecto de “supercompensación” y más bien puede existir una disminución en la capacidad de rendimiento (Gráfico # 2).

Gráfico # 2. Curva de la Fatiga Subaguda (Marco Chango, 2017)

A = Curva normal; B = Curva de Recuperación Incompleta – Fatiga

FATIGA CRÓNICA:

El tercer tipo de fatiga “Fatiga Crónica” es mucho más complicada y no deja de ser común. Se da por la mala dosificación de la carga y la falta de control en el proceso de recuperación. A diferencia de las dos anteriores esta se produce durante tiempos más largos de entrenamiento (1, 2 o más mesociclos), a lo largo de períodos enteros de planificación o campamentos, producto de continuas sesiones y microciclos de entrenamientos sin recuperación, tanto en el aspecto físico, psicológico, o por enfermedad (Gráfico # 3). Es muy difícil de diagnosticar y de tomar decisiones, porque el equipo multidisciplinario junto al entrenador se ven en la encrucijada de realizar cambios grandes en la planificación e inclusive de parar los entrenamientos, con el consabido inconveniente que esto produce. Común en entrenadores que se declaran locos copiando planificaciones importadas de otros países, sin respetar la individualidad de la carga, y cuando se topan con esto más bien incrementan la carga, par supuestamente recuperar el nivel.

Gráfico # 3. Curva de la Fatiga Crónica (Marco Chango, 2017).

SOBREENTRENAMIENTO

     De no darse, una solución pronta a una fatiga crónica, se podría llegar irremediablemente a un cuarto tipo de fatiga, que sería el Síndrome de “Sobreentrenamiento”, donde no solo se da una disminución del rendimiento deportivo, sino también un impacto orgánico y funcional que atenta contra la salud y vida del atleta. Qué como se dijo ya es una patología y no tan solo una fatiga; o sea, que lo que nosotros llamamos sobreentrenamiento en los atletas, lo más probable es que tan solo sea uno de los tipos de fatiga nombradas anteriormente.

El Síndrome de Sobreentrenamiento tiene las siguientes características:

  • El más principal, disminución del rendimiento deportivo sean estas marcas o resultados y cumplimientos de pronósticos deportivos, y el caso del Taekwondo frecuencia de pateo, concentración y soluciones de problemas técnico – tácticos, etc.
  • Disminución de peso corporal, falta de apetito, debilidad, incremento del metabolismo basal, deshidratación crónica.
  • Incremento de la frecuencia cardíaca (FC) a una misma carga o intensidad.
  • Incrementos en los niveles de percepción de la fatiga, en intensidades que antes eran más bajas.
  • Incrementos de los niveles de lactato a una misma carga, con incremento de los niveles de fatiga.
  • Disminución de la capacidad de recuperación tanto durante el entrenamiento como después del mismo.
  • Disminución del volumen sistólico, débito cardíaco, reserva cardíaca e incremento de la FC basal y alteración de las zonas funcionales.
  • Incremento de la frecuencia respiratoria a una misma carga, disminución de la capacidad de oxigenación y de VO2max.
  • Incremento del índice de lesiones y disminución del tiempo de recuperación de las mismas.
  • Fácil fatiga mental, falta de concentración e incremento del retiro de la práctica deportiva, etc.

En el sobreentrenamiento, el deportista presenta sensación de fatiga inexplicable, disminución de su capacidad de rendimiento, desconcentración, pérdida de la motivación y del deseo de entrenar y competir. Muchas de las veces el atleta se presenta agresivo con su familia, compañeros y entrenador, además “reacio” a cumplir las indicaciones técnico tácticas.

El ritmo del sueño se ve alterado, se levanta varias veces en la noche, le es imposible conciliar el sueño, presenta sudoración nocturna, pérdida del apetito y de su peso corporal, se encuentra deprimido, ansioso y con niveles bajos de sensación de bienestar, ánimo y autoestima. En esta etapa el deportista se encuentra más susceptible a las infecciones y las lesiones, debido a una intensa inmuno supresión. Puede además presentar cefaleas inexplicables y en las mujeres alteraciones del ritmo menstrual o amenorrea (falta de menstruación).

El sistema nervioso (SN) es uno de los más afectados en estos casos. Dependiendo del atleta y del tipo de entrenamiento, el SN puede reaccionar a manera de excitación o inhibición, conocidos en el mundo del entrenamiento deportivo desde hace mucho tiempo, como sobreentrenamiento BASEDOWIANO O ADISONIANO respectivamente. Según Israel menciona que el efecto de inhibición se da con más frecuencia en los trabajos de resistencia y el de excitación cuando se dan cargas de volúmenes grandes e intensidades altas.

En el TKD y otros deportes de combate, con la experiencia que tenemos se aprecia ambos casos, dependiendo del perfil psicológico que tenga el atleta (personalidad, temperamento, carácter, etc.). Ya que como veremos posteriormente las reacciones a una carga y al stress varían de persona a persona, al igual que la sintomatología ante una sobrecarga.

Además de lo mencionado existen una serie de factores médicos que pueden contribuir a crear un sobreentrenamiento y que se tiene que descartar, tal el caso de:

  • Cuadros infecciosos, virales o bacterianos.
  • Síndrome anémico.
  • Dietas inadecuadas.
  • Deshidratación.
  • Poco aporte energético en los entrenamientos, especialmente de glucosa, etc.

DIAGNOSTICO

Este ya debe ser realizado por el médico especialista, y de allí nace la necesidad de tener equipo multidisciplinarios al frente de los equipos nacionales.

PD: Amigos del taekwondo mundial, perdón por no haber publicado antes en Mundotaekwondo, pero ya estamos de vuelta con Carlos Hernández,  mi amigo entrañable.

 

 

 

 

 

Dr. Marco Chango Sigüenza
mundotaekwondo.com
Médico – Entrenador Olímpico A
Atenas 2004, Beijing 2008 y Río 2016
International – Instructor – 5to Dan
Ex – entrenador Olímpico del Ecuador