Los números bajan. De 100 alumnos, tienes sólo 50. ¿Los inscritos no valoran lo que les das, ni el esfuerzo, no pagan?. ¿Qué está sucediendo?. ¿Te has revisado?. Acá en este artículo algunas consideraciones a tomar en cuenta para progresar.

ARTICULO-. La década de 1970 se distinguió por la proliferación de escuelas de kung fu y Karate japonés, y en algún momento karate Coreano, como se le conoció al Taekwondo  en el mundo,  motivadas por las serie televisivas y las películas de Bruce Lee, principalmente.

El mundo entero se contagió por el espíritu de las artes marciales, que gracias al cine fueron expandiéndose y dándose a conocer. Hoy día es imposible cuantificar la cantidad de escuelas de artes marciales, dígase, Kung Fu, Taekwondo, Karate, Kenpo, algunas bien establecidas  como academias certificadas, otras  informales en parques y grupúsculos autodidactas.

Llegada del MMA

La televisión ha dado a conocer las artes marciales mixtas, que no es otra cosa que un espectáculo de combate donde se vale casi todo, que está atrayendo a mucha gente a practicarlo, y sobre todo ha convertido a muchos instructores de otras artes de combate, a certificarse con un par de cursitos.

Debido a esto, muchas escuelas tradicionales están perdiendo alumnos.

En un artículo de Enrique Flores,  exponemos diez razones por las cuales nuestras escuelas han crecido exponencialmente y todas tienen poblaciones respetables, 10 sencillos consejos para que tu empresa marcial crezca sanamente.

¿PORQUÉ NO TENGO MÁS ALUMNOS?

Porque estás cometiendo errores comunes que bajan el activo emocional de tu escuela, aquí una pista de ALGUNOS de esos errores.

1-TIENES MIEDO DE COBRAR
Todos los alumnos nacen con un chip predeterminado a tratar de economizar, abusar o conseguir todo gratis o mucho más barato de lo que cuesta, es tu responsabilidad educar a tus alumnos a que deben pagar lo que es JUSTO.

2-PIDES PERMISO
La mayoría de los profesores piensa que debemos consentir a los alumnos para que no se vayan……gran error, ellos nos deben convencer a nosotros para que los entrenemos, es muy común escuchar a los instructores que comentan “es que les pregunté y nadie quiere hacer el examen”…..aquí no preguntamos, el examen es parte del sistema y es precisamente lo que hace que el alumno crezca sicológicamente y no se estanque y se aburra, el que no quiera seguir las reglas que se vaya.

3-ROMPES LA LINEA
Cuando un instructor se empieza a hacer amigo de los alumnos automáticamente se rompe una línea, esa línea delgada es lo único que hace que el alumno te respete pues siente que tú estás por encima de él en conocimientos, cuando siente que ya no hay esa línea ya te ve como su igual, en ese momento has perdido para siempre su respeto y por consiguiente tu poder sobre él para que te obedezca y aprenda bien. Si tratas de hacerte el chistoso todo el tiempo para caer bien, si persigues a las alumnas, si te la pasas besándote o abrazándote con tu novia a la vista de los alumnos, son signos de debilidad y falta de respeto que echarán por la borda tantos años de preparación.

4-DEJAS QUE HAGAN LO QUE QUIERAN
“Profesor, es que a mí me gusta entrenar con short en lugar de uniforme”……uno de los más grandes errores que hemos visto cometer a los instructores en las últimas dos décadas, la escuela tiene una disciplina, los shorts SON ÚNICAMENTE PARA LA PLAYA, no para ponerse a la moda, dejar entrenar con short a los alumnos es ponerle la cruz a la tumba de tu escuela, se rompe la disciplina y la imagen de respeto de la escuela, y aún peor, en el clímax del mal gusto se ponen short con la cinta negra encima……lo peor sobre lo peor. De la misma manera jamás debemos dejar entrenar a los alumnos sin la cinta, el uniforme completo o en el colmo de la aberración entrenar sin camisa, tampoco debemos dejar que compren su equipo en cualquier lado y traigan el mal ejemplo a la escuela usando equipo de mala calidad, este es un arte de disciplina, si los dejan entrenar como quieran entonces tu no tienes el control.

5-TE SIENTAS A ESPERAR
Sentarse a esperar a que lleguen los alumnos porque pensamos que solos van a llegar es el más grande de los errores, ni la cara bonita ni el cuerpo perfecto ni las medallas de campeón ni el que te tomes fotos de supermán van a hacer que solos lleguen, las campañas publicitarias deben ser constantes y sin tregua, si no te pones un objetivo te sientas a esperar, y ahí te quedarás esperando.

6-TE PONES DIVO
De pronto te sientes el jefe, el mandamás, el ídolo porque ya hay alumnos que te admiran o porque tienes un campeonato de promotora patito o ganaste un par de medallas en torneos pequeños o te regalaste tú mismo un montón de grados y empiezas a romper la barrera de la cordura, la humildad es lo único que mantiene cuerdos a los guerreros, si te vas  a inflar que no sea en la escuela, porque de inmediato te van a aborrecer los alumnos y tu población en la escuela comenzará a bajar sin que entiendas porqué. La soberbia es el peor enemigo de un negocio.

7-DEJAS DE CAPACITARTE
Cuando se empieza a enseñar sucede un fenómeno automático, CREES QUE YA SABES TODO, esto es porque la admiración y el aplauso de tus alumnos, de tu novia o esposa, de tus papás, de tus cuates etc te dicen todo el tiempo al oído “tú eres muy bueno, tú eres el mejor”, en ese momento tu ego se sentirá llenito de ti mismo y empezarás a despreciar las clases para seguir activo como alumno tu ego te dice que para que vas como alumno si tu ya eres maestro, esto muy pronto redunda en que los alumnos notan que no traes nada nuevo y estás estancado y se salen a buscar donde hay un entrenador de más calidad.

8-ESTAS ENFOCADO EN LA COMPETENCIA
Las competencias para nosotros son solo una diversión, un medio para ganar publicidad que después usaremos para meter gente a nuestra escuela, pero si enfocas esa meta como la principal en tu escuela estás destinado al fracaso pues querrás hacer a cada alumno un peleador, o peor aún, les venderás la ilusión de que se convertirán en campeones fácilmente, y cuando se den cuenta de la realidad se irán sin remedio, enfoca tus metas hacia la defensa personal no hacia la competencia, no queremos un montón de ilusos “jugando al campeón” queremos gente de primera que sabe lo que quiere.

9-NO INVIERTES
Compras equipo corriente que durará unos meses en lugar de equipo de calidad que durará años solo por ahorrar una cantidad ridícula de pesos, no inviertes en publicidad y mandas hacer volantes de un cuarto de tamaño carta en copias fotostáticas, lo más corriente que existe…..solo por no gastar, esto indica la calidad de escuela que tienes, de lo más corriente, la presentación de tu empresa es la publicidad y si haces publicidad corriente tu escuela es corriente, toda la inversión que hagas en piso, muebles, decorado, equipo y publicidad se convertirá pronto en ganancias para tu negocio.

10-ERES “CAMPEÓN DE COLONIA”
Basas todo tu éxito en decir que ganaste un campeonato de algo y crees que todo mundo llegará corriendo a ser tu fan, gran error, el 90% del alumnado llega a tu escuela porque le queda cerca o le queda de paso, y solo el 10% será consciente de que viene a entrenar contigo porque eres “famoso”, la fama es un arma de dos filos y en 40 años de arte marcial jamás hemos visto que la fama de alguien le haya redituado ganancias fabulosas, en cambio la seriedad y el trabajo profesional junto con una inversión inteligente traen de inmediato el éxito, recuérdalo…..tu escuela es una empresa, no un club social donde se reúnen un grupo de personas a creerse los dueños de octágono y hablar mal de los demás, nunca los soberbios han alcanzado el premio.

 

 Por. Enrique Flores.

Edición Mundotaekwondo.com