ARTICULO-. Las artes marciales han llegado a ser una parte importante del fenómeno del deporte y de las actividades físicas, ya que estas conducen a un estilo de vida saludable y a unos valores culturales que tienen una función tanto recreativa como educativa en muchos países occidentales.

No se puede negar la gran influencia que en su filosofía han tenido las artes marciales del Budismo, del Taoísmo y del Confucianismo, las cuales le han dado un sentido ético y moral a quienes han practicado y desarrollado, además de los valores que se adquieren, y a diferencia de lo que en principio puede parecer, las artes marciales fomentan el respeto, la amistad, la creatividad, el esfuerzo y la expresión corporal. Por otro lado aportan positivismo, enriquecen las habilidades sociales y sobre todo mejoran la autoestima y la seguridad en uno mismo.

Cada arte marcial es diferente, pero todos comparten una serie de valores y características que aportan grandes beneficios a quienes los practican. Las artes marciales son deportes completos y equilibrados, debido a que combinan, de manera armónica, ejercicios aeróbicos y anaeróbicos.

Se trabajan los brazos, el tronco y las piernas, mejorando la coordinación bilateral, el equilibrio y la respiración, a la vez que se aprenden a controlar los impulsos del cuerpo. Las personas que practican artes marciales mejoran notablemente en la coordinación de todo el cuerpo, la rapidez, la fuerza, la flexibilidad y la elasticidad; aspectos que benefician enormemente al desarrollo físico de los niños.

Muchos grandes maestros coinciden en que hay un plano que, gradualmente, adquiere una enorme importancia y dimensión, y que con el paso del tiempo, el practicante de artes marciales valora como esencial e inherente a su Arte: su interacción con la realidad exterior que le rodea.

Es por ello que las Artes Marciales deben representar:

a.- Un método de relación personal. b.- Un método de dinámica de grupos en el interior del área de trabajo. c.- Un método organizativo. d.- Un método de introspección. e.- Un método de trabajo filosófico. f.- Un método de educación de actividades vitales y sociales. g.- Un método de interiorización de valores. h.- Un método unitario de posiciones Nideológicas diversas. i.- Un método de crecimiento personal. j.- Un método de puesta en común y respeto.

SUS BENEFICIOS.

De allí, que el Taekwondo, como arte marcial y deportiva le han sido demostrados los numerosos beneficios que el mismo tiene sobre el practicante. Éste, a la larga, ayuda a agudizar los sentidos, a mejorar cuestiones físicas como la fuerza, la flexibilidad o la velocidad; permite además desarrollar habilidades de tipo personal como el autocontrol, la perseverancia y la confianza y a controlar otras como la irritabilidad, ansiedad, agresividad aparte del estrés que permite liberar. Los momentos críticos de gran tensión y dificultad a los que el taekwondista se ve sometido, le sirven como experiencia a la hora de afrontar adversidades de la vida cotidiana. Por otro lado, desde un punto de vista filosófico, el Taekwondo se basa en un código de conducta que se sostiene en conceptos como la cortesía, la lealtad y el respeto. Debemos tener presente como instructores, que dentro de la filosofía marcial, la palabra Do encierra un significado muy importante, se traduce como camino, arte, método, sendero, pero más allá de la traducción literal, es el cómo se debe tomar ese Do, como el camino de vida, el arte de vida, el sendero de vida, donde quien practica el arte marcial tiene el deber de cumplir en su vida diaria ese sendero de realización, en todas las acciones que realiza en su vida cotidiana y no solo cuando está en su entrenamiento.

LAS CUALIDADES DEL TAEKWONDO EN SU ESENCIA.

Como otros deportes, este arte marcial de origen coreano desarrolla las capacidades físicas del cuerpo. Pero además es una disciplina muy técnica, lo que ayudará a los niños a aprender a conocer y controlar su cuerpo. Es un entrenamiento muy completo, que también proporcionará beneficios sociales, psicológicos e importantes valores a los niños. Pero además del nivel físico o técnico, el taekwondo representa toda una filosofía. Esta se basa en cinco principios: cortesía, integridad, perseverancia, autocontrol y espíritu indomable, además de ser una de las artes marciales más conocidas y extendidas. Se estima que más de 30 millones de personas practican taekwondo, repartidas en más de 144 países. El taekwondo también se ha hecho hueco en las Olimpiadas. Comenzó como deporte de exhibición en Seúl, 1998, y en los Juegos de Sidney, en el 2000, se disputaron las primeras competiciones de combate.

Por otra parte, investigadores como Pedro Carazo Vargas y Gerardo Araya Vargas con la Universidad Nacional de Costa Rica y la Escuela de Educación Física y Deportes, realizaron un estudio en 2007 sobre el perfil de rasgos psicológicos de hombres y mujeres practicantes de taekwondo donde llegaron a la conclusión de que los taekwondistas, y en general, practicantes de deportes de lucha, se caracterizaban por ser más extrovertidos en comparación a deportistas de otras modalidades. A su vez, presentaban una mayor satisfacción con sus vidas que los deportistas de potencia de modalidad individual, así como menores niveles de depresión que los deportistas de resistencia y equipo.

Para concluir, debemos resaltar los beneficios que la disciplina deportiva como el Taekwondo genera en nuestros estudiantes y por ende entre nuestros atletas, entre las que destacan:

A.- En el aspecto físico:

1.- Ayuda al niño en el crecimiento

2.- Desarrolla cualidades básicas tales como el equilibro, la coordinación y la flexibilidad.

3.- Mejora la capacidad funcional y motricidad.

4.- Potencia la musculatura corporal.

5.- Reduce el riesgo de enfermedades vasculares.

6.- Desarrolla la lateralidad, trabajando los hemisferios del cerebro.

B.- En el aspecto psíquico:

1.- Favorece la autoestima y el autoconocimiento.

2.- Desarrolla la capacidad de concentración.

3.- Aporta un sistema de valores adecuado para la vida en sociedad.

4.- Fortalece el desarrollo de una personalidad más equilibrada.

5.- Ejercita la mente Genera respeto y educación.

6.- Desarrolla la confianza y seguridad.

El estado de la mente incide tanto como el estado físico en un deportista que pretende obtener el éxito en un disciplina concreta, incluido el Taekwondo. Es por ello, que resulta primordial estudiar y entrenar el aspecto psicológico del deportista, para poder potenciar su rendimiento físico, es decir, lograr una perfecta integración entre los aspectos emocional y físico.

CARLOS HERNANDEZ

LUIS RAMOS

MUNDOTAEKWONDO.COM