El Taekwondo venezolano se convirtió en termómetro de parte de lo que representa la crisis económica en el país, al obtener el tercer puesto en la cita donde acostumbraba ganarlo todo: Los Juegos Bolivarianos Santa Marta 2017.

Meses sin competir internacionalmente, los taekwondistas de Venezuela no se colocaron los protectores, ni en los abiertos más cercanos del continente este año 2017,  como lo fueron el Open de Colombia Fuerzas Armadas G1, el Open de Estados Unidos, y los campeonatos internacionales de Argentina y Costa Rica, mientras sus rivales lo hicieron, no sólo en el renglón adulto, sino que a todos los eventos acudieron los cadetes y juveniles, lo que también traerá consecuencias.

La verdad, es que los taekwondistas venezolanos se quedaron con las maletas hechas para varios de esos compromisos, porque los recursos no llegaron y así se fue tejiendo la falta de roce internacional, vital para que atletas y entrenadores se actualicen, ya que los constantes cambios de reglamento obligan a ese binomio a un trabajo técnico táctico de rápida adaptación.

El taekwondo, el segundo deporte más exitoso para Venezuela en Juegos Olímpicos, después del boxeo, dejó de asistir entre 2013 y 2015 a más de 25 eventos clasificatorios, por falta de apoyo oficial, perdiendo así la posibilidad de lograr cupos por la vía del ranking mundial, eso afecta sobre manera las posibilidades de continuar brindando triunfos y alegrías a venezuela.

Los Juegos Bolivarianos, es una competencia que tradicionalmente se ganó por equipos, en Santa Marta, los competidores acudieron sin ningún tipo de concentración internacional, menos de competencias, siendo para muchos, su primera incursión, afectando el rendimiento a la hora de la verdad.

Por su parte, el gobierno de Maduro, ha culpado a la reducción de los precios del petróleo, compromisos de deuda y un aparato productivo reducido a su mínima expresión, el problema, sin embargo continúa hablando de una generación de oro, que se ha venido abajo en los últimos años, sin una política que apoye en realidad al deporte.

EMPUJE DE COLOMBIA Y PERU

Mientras el Taekwondo de Venezuela está atascado por el presupuesto ínfimo que maneja, muchas veces sustentado por el propio presidente de la Federación, donde ninguna categoría tiene salida internacional, las Federaciones de Colombia y Perú, han logrado llevar a sus atletas (cadete, juvenil, adulto), a los eventos más importantes del mundo sin problema gracias al apoyo de sus instituciones deportivas nacionales.

Por ello, sus resultados en Santa Marta, no fueron producto de la casualidad, detrás de eso, hay una inversión de recursos y de estrategia que le han dado merecidamente el campeonato (Colombia), y sub campeonato (Perú) de los XVIII Juegos Bolivarianos 2017.

Además, el caso del Taekwondo del Perú, se incluyó técnicos de alto perfil de origen coreano para el desarrollo del Poomsae. En combate, a uno de los entrenadores más reconocidos de la actualidad, el francés Philipe Pinerd,  mientras que Colombia pasó con sus atletas por un proceso  de eventos internos de ranking, en función de darle fogueo a los competidores, y lograr clasificación por ranking, lo que permite que los atletas se mantengan compitiendo, nacional e internacionalmente.

Venezuela tiene el talento suficiente para recuperar su status, pero se necesita retomar la participación de sus atletas en eventos internacionales.

 

CARLOS HERNANDEZ

MUNDOTAEKWONDO.COM