La necesidad de ganar, de estar listo para cualquier torneo, ir en busca de puntos en el Ranking nacional o internacional,  hace que esforcemos el cuerpo  a niveles alarmantes,  olvidándonos de que ponemos en juego la salud.

Y es que la inquietud por estar en la cima no es mala, sólo que debemos administrarla  si no se convierte en una obsesión, y además, podrías estar perdiendo torneos debido a esa causa. 

Entrenar es la base del éxito en Taekwondo, eso está claro y siempre ha sido el norte, pero no  es muy beneficioso excederse en cantidad o intensidad, pues puede ser perjudicial para la salud y desencadenar lo que se conoce como síndrome de sobreentrenamiento que es el tema que vamos a tocar en este artículo. 

COMO SE PRODUCE

Este problema, que ha tocado a más de uno, sobre todo a seleccionados que no tienen un buen plan de trabajo y descansan poco, es una afectación  ocasionada por el aumento excesivamente rápido del volumen de ejercicio o por la brusca variación del mismo.

Ejemplo, dejar de trabajar la resistencia para centrarse en la potencia. De este modo, el organismo, inconscientemente, se muestra saturado y no es capaz de recuperarse del esfuerzo realizado, lo que a su vez puede provocar gran cantidad de problemas, tanto de salud, como de rendimiento deportivo. 

Precisamente el descenso en el rendimiento deportivo puede introducir al individuo en una espiral dañina, ya que una disminución en la capacidad física se suele asociar rápidamente a falta de ejercicio o esfuerzo, por lo que se aumenta la carga  y se agrava el síndrome de sobreentrenamiento.

 

 CUALQUIERA PUEDE TENER SOBREENTRENAMIENTO . 

Este trastorno aparece con independencia del tipo de actividad que hagamos y de nuestro nivel físico. El síndrome de sobreentrenamiento sucede tanto a quienes realizan aerobicos ( correr, nadar, montar en bicicleta…) como anaerobico, (trabajo de pesas), puesto que en todo tipo de actividades se exige un esfuerzo a la musculatura y al organismo.

Por otro lado, la capacidad atlética tampoco es relevante, puesto que está demostrado que tanto deportistas de élite como personas que simplemente salen a hacer carreras pueden padecer este síndrome, ya que se debe al incremento o variación de los entrenamientos de manera no controlada; por ello, no importa la cantidad inicial, sino el aumento.

La recomendación principal es entrenar con un entrenador que sepa lo que está haciendo y dirija una planeación que no se altere bruscamente. Si no tienes un preparador o un entrenador, aplica la lógica a los entrenamientos. 

Sobre los entrenamientos de alta intensidad, sobre todo los que usan los seleccionados nacionales, es deber mantener un control de los registros físicos, las pulsaciones, el nivel de recuperación y las pruebas de lactato para verificar que todo esta bien.

En este sentido, si quieres saber  la consecuencia preocupante de un sobreentrenamiento, te la decimos, las principales son:   falta de motivación, cansancio extremo, sueño,  frustración y posibles lesiones. 

CARLOS HERNANDEZ

MUNDOTAEKWONDO.COM