VENEZUELA-. Altura para la división, precisión al puntuar, valentía para superar dolencias, sangre fría para derrotar a los favoritos,  un espíritu indomable que lo guió en la constancia, pero sobre todo  ímpetu  cada vez que salía a buscar la medalla de oro, fueron parte de los ingredientes que hicieron famoso al laureado taekwondista  Carlos Rivas en la década de los 80 y 90 en el continente, donde su nombre se inscribió de primero 5 veces en torneos panamericanos.

Carlos Rivas, nativo del estado Anzoátegui -al oriente de Venezuela–  fue miembro del equipo nacional de Venezuela desde el año 1985 hasta el 1.992, albergó  5 medallas doradas en  Campeonatos panamericanos consecutivos: Guayaquil 1986, Juegos Panamericanos 1987 en Indianapolis, Panamericano Perú 88, Panamericano Puerto Rico  90, Juegos Panamericanos Cuba 91, oro Juegos Bolivarianos 1985 y Oro en los Juegos Centroamericanos 1990.

Enseñado desde niño  por los hermanos Hong Ki Kim y Hung Ki Kim, se convirtió en referencia nacional e internacional, ganando numerosos premios locales y nacionales, siendo en varias oportunidades atleta del año, y más destacado del país por sus credenciales panamericanas.

hung ki kim-500
Hung Ki Kim, entrenador de Carlos Rivas

Hung Ki, hoy presidente de la Federación Venezolana de Taekwondo lo guió en todas sus actuaciones siendo su coach en cada encuentro  de Taekwondo, no ha deparado en elogios cuando se habla de su pupilo de quien guarda grandes recuerdos, y sobre todo  logros como entrenador de la selección nacional de Taekwondo en una etapa de inicio de esta especialidad en el ámbito continental.

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????
Gouveia

   También durante esa época tuvo  la compañía de Arlindo  Gouveia su compañero inseparable, ya que juntos lograron  mantener una hegemonía en el ámbito panamericano en los pesos mínimos de aquella época, principalmente, 0-50 kg, 50-54 kg y 54-58 kg. Gouveia alcanzó la de oro en Barcelona 1992, en 54 kg.

Carlos Rivas en su caminar por los torneos panamericanos dejó  perplejos a los equipos más duros de la época como  México, Estados Unidos y Canadá, al derrotar a     competidores de la talla de William de Jesús Cordoba  (México), Dae Won Lee (USA), Hyong Lee (USA), Sayed Najem (Canadá),  entre otros  quienes se les enfrentó en varias oportunidades haciendo gala de un extraordinario talento para el Taekwondo, con una habilidad tremenda para colocar el pie justo donde lo quería, teniendo como gran aliada una técnica perfecta.

Fue muy respetado

“En varias oportunidades en el ámbito nacional venezolano se presentaron nombres con intenciones de derrotarle, pero Carlos Rivas siempre tenía una técnica reservada para echar al traste esas ambiciones. El fue un fenómeno en su tiempo, muy respetado a nivel internacional por su gran nivel competitivo” resalta su compañero de equipo y amigo, George Kahakajian.

Por su parte, otro gigante del Taekwondo venezolano, Gerardo González, quien viajó con Rivas en múltiples oportunidades, dijo. “El era muy inteligente en los combates y aprovechaba al máximo su estatura para la categoría, ciertamente  muy valiente”.

Rivas asistió a los mundiales de Seul-Corea del Sur 1989, donde perdió  en un buen combate ante el coreano Kim Chul Ho, y también viajó a la ciudad de Atenas donde se celebró el mundial de Grecia 1991,  donde a pesar de realizar un grandioso combate no pudo ante el canadiense de origen libanes, Sayed Najem. Su último combate como atleta activo fue en los Juegos Olímpicos de Barcelona, donde compitió en la división de 58-64 kg, quedándose en las preliminares ante el turco Bolayi, lo que   marcó el final de una carrera llena de éxitos y grandes actuaciones.

Muchos entrenadores sostienen que de Carlos Alberto Rivas Freitas haber competido en los Juegos Olímpicos de BARCELONA 1992 en la división de los 58 kg, y no en la de 58-64 donde se le inscribió, también pudiera tener el pergamino de una medalla olímpica, sin embargo para la fecha 1992, el Comité Olímpico Internacional invito a Venezuela en las divisiones de 50- 54 kg, 58- 64 kg, y hasta 72 kg femenino, obligando a  Rivas subir a un peso, en una categoría donde nunca había competido.

Una vez retirado  estuvo realizando trabajos para la radio (locutor), actuación en telenovelas como actor, al tiempo que trabajó  como entrenador regional y nacional en Venezuela. Recientemente  realizó una exitosa gestión como director de Deportes del estado Anzoategui.

Sin duda,  Rivas es uno de los mejores atletas del Taekwondo venezolano e incluso panamericano de los años 80 y 90, siendo su mejor actuación la medalla de oro en los 58 kg de los Juegos Panamericanos Habana 1991, donde dejó en el camino en la pelea final al local Marcial Basanta, enmudeciendo las tribunas antillanas.

 Fue y ha sido ejemplo dentro de la selección nacional por tener  un record que no ha podido ser emulado en la categoría masculina del Taekwondo venezolano, pues en el ámbito panamericano, Víctor Estrada y Nelson Saenz, lo alcanzaron.

Lamentablemente en aquellos momentos eran escasas las cámaras fotográficas, más aún las filmadoras, por lo que no hay suficiente documentación para mostrar sobre Carlos Rivas, y aquél gran momento deportivo que vivió, sin embargo queda el recuerdo de quienes pudimos verlo competir de su elegancia en el ring, su porte de campeón y sobre todo su tremenda efectividad como competidor.

El sucesor

Hoy en el Taekwondo venezolano está destacando internacionalmente una nueva figura con el mismo nombre. Carlos Rivas, (el actual) viene de ganar los Juegos Bolivarianos, estar de medallistas en los abiertos de Argentina y Costa Rica, y recientemente logró la medalla de oro en 80 kg+ en los X Juegos Suramericanos de Chile (ODESUR). Un lujo: Dos campeones con dos nombres idénticos.

 

Carlos Hernández

CEO. Mundotakwondo.com

@mundotkd

Foto: Juanis Alfaro (Fvtkd)