El Taekwondo, comienza con respeto y culmina con respeto. Bajo esta doctrina de vida, nuestro Arte Marcial inculca en el practicante una forma de ser que permite la adaptación de los niños a cualquier sociedad.

Entre los aspectos positivos que tiene la práctica del Taekwondo para tus hijos está que aprenderán a entrenar y fortalecer ciertas capacidades, como el equilibrio, la coordinación, velocidad, agilidad o los reflejos. Además, les ayudará a liberar la gran cantidad de energía que tienen acumulada, lo que hará que estén mucho más tranquilos y relajados durante su tiempo libre.

También aprenden a conocer su cuerpo y a controlar sus movimientos, algo que resulta fundamental a estas edades. Pero, sin duda, lo que más trabaja el Taekwondo es la creación de unos valores muy importantes, como son la tolerancia, el respeto a los demás y la deportividad, todos enmarcados en nuestro código: Cortesía, Integridad, Perseverancia, Autocontrol, Espíritu Indomable.

Una cuestión muy importante y que le hace sumar puntos al Taekwondo sobre otras actividades extraescolares, es que tus hijos adquieren una disciplina y una capacidad de concentración que les serán muy útiles tanto en los estudios como a la hora de trabajar.

CARLOS HERNANDEZ

MUNDOTAEKWONDO.COM

#ARTICULO