ARTICULO-. La Educación Especial es un campo de formación complejo, interesante, hermoso, donde lo “Especial y lo Diferente” se pone de manifiesto en aquéllos que de una manera u otra incursionan en esta modalidad educativa.

En el caso el olimpismo, ya es un hecho que el Judo y el Taekwondo tienen en sus categorías de Para, la inclusión de personas con capacidades diferentes, lo que ha permitido un aumento de practicantes en estas modalidad, que incluye y permite que todos tengan esa gran oportunidad de ser un olímpico. 

bases.

Según Hewart y Orlansky (2000) es posible definir la educación especial desde múltiples perspectivas, cada una de las cuales es válida y cumple una función al momento de precisar qué es la Educación Especial y cómo es la manera de practicarla.

Si nos proponemos que nuestros niños y niñas con Necesidades Educativas Especiales tengan un desarrollo integral, no podemos dejar de incluir el deporte, la recreación al aire libre, y el ejercicio físico sistemático como elementos imprescindibles y necesarios para el logro de una buena calidad de vida y de una plena integración social.

ARTES MARCIALES ES IGUAL A INCLUSION

Es por ello que, dentro del bloque de Juegos y Entrenamientos, los deportes de lucha o combate encajan por sus características peculiares, como deporte individual, de oposición directa, donde las acciones se desarrollan en presencia del adversario y las conductas motrices de ambos tienen intenciones opuestas. Así, con la inclusión y puesta en práctica de los deportes de lucha o combate dentro de los contenidos deportivos se contribuye, por un lado, al desarrollo de las capacidades propuestas en los fines de la educación (artículo 16 de la LOE en Venezuela) y por otro, al desarrollo de las competencias básicas. Además, se facilita al estudiantado la práctica de un nuevo contenido deportivo y por tanto se potencia la adquisición de nuevas experiencias y capacidades motrices.

La Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte de la UNESCO (1978), en su artículo tres dedicado a los programas de educación física y deporte y sus respuestas a las necesidades individuales y sociales, destaca unas interesantes consideraciones ponencia a las programaciones docentes y su concepción en función a las necesidades e intereses de los estudiantes ofreciendo desde la Educación Física el mayor número de experiencias deportivas con una finalidad formativa y educativa.   Además, este mismo organismo presentó, en el año 1996, un deporte de lucha como es el judo como “deporte ideal para la infancia”, dados sus valores formativos. En este mismo sentido del deporte de lucha educativo, algunos autores (Brousse, Villamón y Molina 1999) afirman que en la Educación Física escolar la práctica de un reducido número de deportes, que generalmente suelen ser aquellos tradicionales (i.e., fútbol, baloncesto y balonmano), producen una estandarización poco favorable para la completa formación de los alumnos, pues disminuye sus experiencias creativas y espontáneas.

MITOS DERRUMBADOS.

            Aunque a priori se tenga el concepto de que el Tae Kwon Do o las Artes Marciales en general, hoy día,  casi todas reflejadas como actividades deportivas,  son acciones algo violentas y que se precisa o requiere solo de fuerza, nada de eso es cierto.

Los padres tienen más de una razón para apuntar a sus hijos a clases de Tae Kwon Do u otra actividad parecida,  porque los beneficios de este ejercicio son muy positivos para los pequeños, además de ser una disciplina que se encuentra entre las diez más practicadas por niños y niñas con Necesidades Educativas Especiales.

En el aspecto físico, el Tae Kwon Do, el Judo o el Karate-Do,  permite desarrollar al máximo todas las capacidades propias del cuerpo: fuerza, elasticidad, resistencia, integración, adaptación, así como un desarrollo armónico y funcional de todo su organismo.

VALORES AGREGADOS.

Espiritualmente, este deporte enseña a sus participantes a que es necesario ser perseverante con los objetivos diseñados, además de inculcar los valores de educación y compañerismo. Los niños aprenden a respetar tanto al entrenador como a sus compañeros de clases y todas aquellas personas que hacen vida alrededor de su entorno social, contribuyendo además a:

1- Ejercitar la concentración y la disciplina, creando hábitos que ayudarán al niño en sus estudios y tareas.

2- Fomenta el respeto y la educación, haciendo que el niño/a sea más comprensivo, tenga mejor control personal y cree actitudes positivas hacia los demás.

3- La conquista de la confianza y seguridad en sí mismo hará que el niño/a se sienta seguro y con confianza de sus posibilidades en distintas situaciones de su vida cotidiana.

4- Mejora de su forma física, ofreciendo a su cuerpo resistencia, incremento de energía, estímulos, flexibilidad, reflejos y motricidad, que mejorarán su estado físico y favorecerán a su desarrollo.

AVALES.

Es importante destacar, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay más de 1.000 millones de personas que sufren alguna discapacidad y es considerado el deporte, como uno de los estímulos morales y físicos que ayudan a estos individuos a seguir adelante, a pesar de lo que la vida les haya quitado. Las artes marciales por su esencia de compañerismo e inclusión, son uno de los destinos más frecuentes de jóvenes con capacidades diferentes.

La discriminación es uno de los males más arraigados a las sociedades del mundo. Ese ojo prejuzgador con el que nacen los humanos, hace que miles de millones de personas se sientan marginadas. Los discapacitados son el grupo que más sufre este mal; según la OMS, son lo más propensos a estar desempleados, no recibir una educación regular y peor aún, a caer en la miseria y la pobreza.

Por eso, es muy importante siempre intentar ayudarlos a que se sientan parte de la sociedad. Porque así, no solo van a tener un futuro próspero en cuanto a lo emocional, sino que también pueden avanzar sobre el campo del intelecto. Una manera de incluirlos, es a través de los deportes. Según el licenciado Fernando Martín Vicente, la práctica regular de una disciplina ayuda al discapacitado a: trabajar en equipo, mejorar la psicomotricidad, coadyuvar el proceso de aprendizaje, mejorar el estado de salud, alcanzar reconocimiento social, elevar el nivel de autoestima y ampliar los espacios de integración social.

BENEFICIOS Y RECOMENDACIONES DE LA PRACTICA DE ARTES MARCIALES.

Podemos aseverar entonces, que el deporte contribuye no sólo a la buena salud, también al bienestar psicológico y a la integración, de ahí que se recomienda practicarlo a toda edad, siendo primordial en la infancia, no sin descartar como requisito de obligado cumplimiento según las legislaciones de cada país, la tramitación de licencias o certificados médico de aptitud deportiva, que tienen como finalidad por parte de los médicos para con deportistas:

1.- Valorar el estado de salud, despistando patologías que puedan contraindicar la actividad de manera absoluta, relativa o temporal.

2.- Controlar las repercusiones que la actividad deportiva puede acarrear sobre el estado de salud, sobre todo a nivel de crecimiento, desarrollo y maduración de deportistas.

3.- Detectar el nivel de adaptación al esfuerzo físico y aconsejar la práctica más adecuada a las posibilidades de cada persona.

Con este documento se acredita una APTITUD para la práctica de una modalidad deportiva, por lo que se recomienda realizarlo en un Centro Médico Especializado y muy en especial en el caso de los niños con Síndrome de Down que se caracterizan por tener cardiopatías, un tono muscular más bajo que un niño sin el síndrome, y además son hiperlaxos, por lo tanto, el deporte tiene muchos beneficios en su sistema motor y somatosensorial, por lo tanto, la supervisión frente a actividad física debe estar guiada por un profesional, generalmente su pediatra que hace controles cardiológicos periódicos. Hay que considerar que también tienen problemas de tiroides y eso también debe controlarse antes de comenzar una actividad física rigurosa”, aseguran los especialistas.

Es por ello, que nosotros debemos defender la necesidad de inclusión del discapacitado al deporte pero no desde el punto de vista de actividades solo para discapacitados, si no promover la necesidad de que el participe, con el resto de las personas de su cuadra, de su barrio, de su comunidad, en las diferentes actividades y de educar, trabajar en las escuelas, emplear los medios de educación masiva, preparar materiales específicos, que reflejen la necesidad de solidaridad humana, de amor, de compañía, de respeto, que tiene la persona afectada, sobre todo en determinadas etapas tan complejas como la de la adolescencia y es a través del Tae Kwon Do como especialidad deportiva, que podemos abordar y poner nuestro granito de arena en una población tan sensible, como la de niños y niñas con Necesidades Educativas Especiales.

             La educación especial sostiene que debemos reconocer las diferencias entre los individuos para poder brindarles una atención particular que vaya de acuerdo con sus necesidades de aprendizaje.

¨Las personas al igual que las aves, son diferentes en su vuelo, pero iguales en su derecho a volar¨.

 

LIC. LUIS RAMOS 

 2 DAN TKD. MAGISTER ESPECIALISTA EN EDUCACION ESPECIAL

MUNDOTAEKWONDO.COM