El Taekwondo es una Arte-Deporte que puede convertirse en un canal directo para encontrar pareja, ya que en el ambiente de competencias, viajes y entrenamientos se crea un vinculo muy cercano con las personas que frecuentas.

Conocemos a muchas parejas exitosas  del Taekwondo y otras que alejadas de los reflectores también encontraron el amor de sus vidas  intercambiando la clase de TKD, las competencias y los viajes.

El hecho de compartir aficiones puede crear lazos afectivos más fuertes: mismos gustos, mismos hobbies, intereses comunes…

¿Qué tan común es que se relacionen atletas de TKD entre sí?. Pues diríamos que en un gran porcentaje, los practicantes de Taekwondo tienen entre sus novias o esposas, personas que han practicado, o entrenan con ellos, pues como norma general solemos salir con personas con nuestros mismos gustos o similares hobbies.

BENEFICIOS:

Hacer lo que nos gusta y compartirlo con la persona que nos agrada, suena fantástico, por eso las  sesiones de entrenamiento juntos pudieran ser más productivas.
Además, ir al Doyan, o salir a correr unos kilómetros con tu pareja puede ser la oportunidad perfecta para compartir momentos especiales, generando más edorfinas que aquellos que entrenan solos.

La motivación suele ser mayor: si hoy no te apetece entrenar (aunque sabes que debes hacerlo) puede ser tu pareja la que tire un poquito de ti hasta la puerta del Doyan, y te estimule. Además el tema de verse ayuda a que asistas al entrenamiento.

Compartir logros, como por ejemplo cuando ganan una competencia,  también refuerza la relación. Incluso, si no logras el objetivo. Adivina quién te va a consolar.

El entrenar Taekwondo juntos ayudará a romper la monotonía, a generar nuevos hábitos, a descubrir aspectos de tu pareja que quizás no conocías.

Juntarse para ayudarse mutuamente a entrenar para bajar de peso, hará que exista esa sensación  de apoyo, pues en esos momentos, la  compañía puede generarte un ambiente de tranquilidad.

CONTRAS.

Podemos encontrar muy pocos contra, pero pudiéramos pensar que en el peor de los casos, pudiera generarse un interés de conflicto, si por ejemplo no hay suficiente madurez de alguno. Ejemplo: Uno de los dos tiene una estupenda actuación, mientras que el otro recibió una paliza en el torneo, y se enoja o le da rabia ver el triunfo y reconocimiento del otro. Allí puede darse un peligro por exceso de competitividad.

 

 

¿El deporte ayuda a canalizar el malgenio o rabias con mi pareja?

Realizar ejercicio físico y/o deporte de forma regular produce en nuestro organismo la secreción de sustancias químicas que ayudan a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, estados anímicos a los cuales se les atribuyen muchas discusiones de pareja. El psicoterapeuta y neuropsicólogo Álvaro Bilbao, autor de Cuida tu cerebro manifiesta: “Cuando hacemos deporte cultivamos la capacidad de apaciguar el enfado y canalizar la frustración”, y asegura que “lo más importante es que ayuda a generar serotonina, la hormona de la felicidad. No necesitaremos que nuestra pareja nos haga felices, sino que tendremos más autonomía emocional, un buen punto de partida para una relación saludable”.

Adicionalmente, durante la práctica deportiva el cerebro tiene una mejor irrigación sanguínea y un mejor funcionamiento, es decir, una mejora en las conexiones neuronales, lo cual repercute en mayor claridad y mejora en la toma de decisiones, resulta también el momento ideal para tener conversaciones sinceras y ser asertivos en la comunicación.

PEDRO ACEITUNO

MUNDOTAEKWONDO.COM